Solo 1 de cada 4 empresas van a poder hacer frente a los pagos dentro del plazo legal este 2024

38
  • Cobramus alerta que el incremento de deuda provocará que un 12% de las empresas, aproximadamente 170.000 en España, se encuentren en riesgo de cierre debido a impagos.

  • Mientras que la media sectorial se mantiene lejos de los 60 días establecidos por la Ley, Cobramus logra mejorar esta cifra en un 28% gracias a su plataforma de pagos.

Barcelona, 01 de febrero de 2024. En el panorama económico desafiante actual, la morosidad continúa siendo un obstáculo significativo para las empresas, impactando de manera desproporcionada a las pymes y a los autónomos. En un contexto económico donde el 12% de las empresas, aproximadamente 170.000 en España, se encuentran en riesgo de cierre debido a impagos, Cobramus juega un papel crucial a la hora de mitigar este problema. No solo ofrece una plataforma innovadora para la gestión de los pagos únicos y fraccionados sino que también ha desarrollado un espacio para aplazamientos que se ajusta a la necesidad del cliente/deudor

En el último año, se ha registrado un alarmante aumento en la demora de pagos, subrayando la gravedad de la situación. El plazo medio de pago en el sector privado en 2022 fue de 67 días, según datos sectoriales siendo los sectores más afectados, el logístico, la construcción y las TIC. Mientras que la media sectorial se mantiene lejos de los 60 días establecidos por la Ley 15/2010, Cobramus logra mejorar esta cifra en un 28% gracias a su plataforma de pagos como alternativa a los métodos de cobro tradicionales, poniendo como foco principal la información y transparencia para el cliente, generando así un espacio de confianza para la transacción efectiva.

Ante el aumento en la morosidad Jaume Fusté, CEO de Cobramus comenta que “nuestro objetivo principal es impulsar la digitalización de las transacciones B2B y mitigar la morosidad, al reconocer que la factura electrónica facilitará una trazabilidad y control de pagos más efectivos. Sin embargo, el 60% de las empresas españolas no tienen acceso a herramientas que se integren fácilmente con sus sistema contables (ERPs) por lo que soluciones como Cobramus que digitalizan el proceso de cobro aportan un gran valor en la optimización del flujo de caja”.

Cobramus tiene dos tipos de clientes en la industria de recobro de deuda en España. El 65% de su facturación proviene de grandes corporaciones que confían en la plataforma para gestionar eficientemente sus carteras de deudas mediante tecnología aplicada al cobro. Por otro lado, las pymes representan el 35% de la facturación y encuentran en Cobramus un aliado estratégico que adapta sus servicios a sus necesidades específicas. La nueva plataforma de gestión de facturas desarrollada por Cobramus proporciona una solución de cobro digital y contribuye al control eficiente de la caja.

A la espera del cierre del año fiscal de 2023, “Cobramus estima que solo un 25% de las empresas van a poder hacer frente a los pagos dentro del plazo legal en 2024 y aboga por un cambio restrictivo en la legislación que apremie a las empresas deudoras a hacer frente a sus obligaciones con los proveedores”, añade Fusté. Ya que, en España en el año 2022, se gestionaron 426.407 millones de euros en impagos en España siendo los sectores con mayor volumen de gestión el bancario en su segmento hipotecario y de consumo.

El proyecto Cobramus nació en el 2020 de la mano de Mutter Ventures, el primer venture builder que desde el pasado 2023 cotiza en el Euronext de París, dirigido por Christian Rodríguez. “Desde Mutter Ventures nos encargamos de encontrar la financiación necesaria para que el proyecto Cobramus salga adelante. Todos sabemos lo complicado que puede llegar a ser hacer crecer y mantener una empresa, cuando se necesita el soporte económico para hacer frente a las necesidades que van surgiendo para lograr conseguir los objetivos marcados.”, concluye Rodríguez.

Actualmente, uno de los objetivos de la Cobramus en el medio plazo es la expansión e implantación de la solución en países de la Unión Europea que compartan un marco jurídico y legislativo similar al de España.