miércoles, mayo 29, 2024
spot_img
HomeAmerica LatinaDe la percepción de ilegalidad a la vitalidad en las empresas: hackers...

De la percepción de ilegalidad a la vitalidad en las empresas: hackers en 2023

CIUDAD DE MÉXICO. 02 de marzo de 2023.- La figura del hacker durante las últimas dos décadas fue injustamente “satanizada” y generalizada, por culpa de aquellos especialistas en la materia que utilizaban sus conocimientos para vulnerar a otros.

Pero si bien se trata de un especialista al que millones de empresas trataron de evitar durante muchos años, hoy ser hacker es uno de los ‘trabajos’ más demandados en todo el mundo.

Un reporte reciente de LinkedIn indica que se trata del quinto perfil con mayor demanda en el inicio de este año, debido al alto nivel de digitalización de los datos de las compañías y de los constantes avances tecnológicos que impactan en su operación diaria. La necesidad de estar protegidos en un plano tan digital, es vital.

Es por eso que los hackers dejaron de ser amenazas y potenciales adversarios de las empresas, para convertirse en sus principales aliados. Randstad indica en un estudio que los ‘especialistas en ciberseguridad’ pueden ganar hasta $161,000 mensuales.

“Si las empresas antes destinaban millones de dólares en evitar la presencia de los hackers, hoy deben destinar parte de ese presupuesto en traerlos al interior de sus organizaciones y fomentar la aplicación de técnicas de hacking ético que ayuden a fortalecer los niveles de seguridad que protegen a los datos internos. Ser ‘hackeado’ por los buenos, antes de que los malos lo hagan se ha vuelto esencial”, destaca Santiago Ronseblatt, CEO y fundador de Strike.

El 2023 será el año en el que las empresas impulsen el trabajo de los profesionales en hacking ético altamente calificados, que les ayudarán a encontrar sus vulnerabilidades y solucionarlas. Desde la perspectiva de Strike, empresa líder en ciberseguridad, el cambio hacia el hacking ético está liderado por los cambios en los paradigmas de los servicios tradicionales que implican demasiada burocracia, no son transparentes y son poco ágiles y customizables en el proceso de detección.

El hacking ético, mediante técnicas como el pentesting por mencionar un ejemplo, presenta una propuesta innovadora basada en dejar que un experto en informática ​ se inmiscuya en los sistemas de la empresa como lo haría un ente malicioso, y encuentre las posibles puertas de entrada y debilidades del sistema de una forma que ningún otro especialista lo habría conseguido con métodos convencionales.

Además de tratarse de especialistas con un gran talento y conocimientos, los hackers éticos (a los que Strike denomina Strikers) realizan una ejecución ágil y flexible, ya que los encargados de TI pueden modificar aspectos como el alcance, las horas de servicio e incluso el tipo de plan, dependiendo de la forma en la que sus prioridades cambien al ver los primeros resultados.

Los hackers éticos, además, mantienen a la compañía siempre notificada de los pasos que realizan durante el proceso mediante reportes transparentes y continuos, lo que hace que el mismo no sólo sea efectivo sino que implique un acompañamiento en tiempo real.

De ese modo, el trabajo del hacker ético ha dejado de ser una amenaza para convertirse en parte del ciclo de vida del desarrollo de software para las empresas, ayudando a generar capas de seguridad más robustas y un sentido de anticipación ante ataques externos.

El año pasado hubieron amenazas que registraron crecimientos importantes en su incidencia como la vulneración a sistemas en la nube, con un 95%; y la adquisición de credenciales con un 112% según CrowdStrike, La misma fuente señala que aparecieron 33 nuevos grupos de cibercriminales en el mundo durante 2022. Esto nos indica que, en conclusión, las empresas deben estar conscientes de que, con o sin su autorización, los hackers ingresarán a sus sistemas tarde o temprano y es momento de elegir cómo se les involucrará en sus operaciones.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img

MÁS LEÍDOS