Las empresas de pirotecnia diversifican su oferta con espectáculos para eventos sociales y corporativos, y hasta productos de cotillón y náutica que ayudan a disminuir la estacionalidad de las fiestas de fin de año.

 

Cuando dan las 12, el cielo se vuelve día con luces de colores. El espectáculo acompaña en las Fiestas el choque de copas y los buenos deseos, desde que comienzan los festejos al este del planeta hasta que concluyen en el oeste, como un denominador común de culturas y religiones.

Pero, aunque sigue marcado por una gran estacionalidad, el despliegue es cada vez menos exclusivo de la temporada que abarca la Navidad, fin de año y la fiesta de Reyes. Una vuelta olímpica en un estadio, bodas de oro, un cumpleaños de 15 o el lanzamiento de un nuevo espumante también son excusas para encender las noches.

El negocio de las luces y sonidos mueve en la Argentina unos $ 200 millones al año, y emplea a unas 6000 personas en forma directa, con un fuerte impacto en trabajos indirectos, según datos de la industria que depende de la importación de productos desde China. El país inventor de la pólvora es el principal productor y es donde se fabrica el mayor volumen de lo que comercializan las compañías líderes locales, aunque algunas lo matizan con un porcentaje made in Argentina.

La pirotecnia está cambiando de naturaleza: la tendencia es ir del ruido a las luces. Es el caso de Júpiter, que concentra el 60% del mercado. “Nos estamos concentrando en eso, evitando explosiones y ruidos, y priorizando lo que llamamos ?tortas’, que antes eran de precios prohibitivos y ahora hay un abanico de productos diverso, desde los 100 hasta los 12.000 pesos”, describe Alberto Fernández, gerente de ventas de la empresa nacional que expandió su negocio por la región.

El cambio, coinciden en las compañías, alentó un reemplazo paulatino de lo efímero por espectáculos de los 20 segundos a los 5 minutos, que ofrecen color y altura.

En Cienfuegos, otra de las firmas de peso en el país, coinciden en el viraje que está dando el mercado: “En los últimos años, la preferencia de los usuarios cambió. Hay una marcada tendencia a consumir productos lumínicos en lugar de productos de estruendo, así como hay una predilección de los consumidores hacia las tortas (shows de tiros repetitivos con variedad de efectos lumínicos y sonoros) en lugar de las clásicas cañitas voladoras”, detalla Daniel Landeira, vicepresidente de la empresa.

El espectáculo depende del presupuesto. En estas fiestas, la estimación del gasto por cliente se ubica entre los 200 y 1500 pesos con desembolsos mayores a los del año anterior, dado que, en promedio, los precios treparon entre 23 y 30%, detallaron en las empresas consultadas.

“También para comprar pirotecnia la gente busca promociones. Nosotros hacemos rebajas de precios o 2×1”, dice Milo Mardones, asistente comercial de Eclipse.

La amplitud de los catálogos muestra una variedad que parte de cifras menores a un peso, por una caja pequeña de los famosos (y preferidos) “fosforitos”, y llega a miles de pesos.

Así como tuvieron que lidiar con las trabas a las importaciones, en diciembre tocó adaptarse a la devaluación. “Impacta de forma directa en los productos importados y en una parte de la estructura de costos de los de fabricación nacional con insumos importados. Pero por otra parte esto hace a algunos de nuestros productos más competitivos para exportar”, evalúa Landeira.

Las empresas no sólo hacen negocio con las ventas minoristas, sino que también producen espectáculos musicales, otro de los aspectos creativos en los que se destaca el país. En 2015, Júpiter ganó el Festival d’Art Pyrotechnique de Cannes (el premio más importante a nivel internacional), en representación de la Argentina.

Esa actividad permite a las empresas ampliar su cartera de clientes y posicionarse en tiempos ajenos a Papá Noel y al Año Nuevo. Por caso, Eclipse organizó shows en 2015 para el Año Nuevo chino, el Club River Plate, Chandon, Gran Hermano e incluso para figuras políticas.

En el caso de Júpiter cuenta con una docena de locales en Capital y Gran Buenos Aires abiertos al público todo el año, donde también se vende algo de cotillón para ampliar el espectro, comenta Fernández.

El 44% de las ventas de Cienfuegos, precisa Landeira, se concentra en diciembre. “El resto se reparte durante el año y se divide entre eventos, recitales, cumpleaños de 15, casamientos y venta de productos como bengalas para tortas y náuticas de seguridad.” Ejemplo del objetivo de ampliar el radio del negocio son las tortas de River y Boca en el catálogo 2015.

En los últimos tiempos, la empresa incorporó cañones de aire, shows de venta libre para eventos privados, productos indoor, artículos de cotillón, nieve artificial, serpentinas y máquinas de efectos especiales, cuenta Landeira. Además, la firma fabrica y comercializa en la Argentina y afuera insumos químicos y maquinaria para la industria.

La pirotecnia trasciende al mes de mayor exposición: Cienfuegos creó un departamento de espectáculos profesionales y de efectos especiales para filmaciones de películas, series y todo tipo de shows de riesgo.

A medida que crece el negocio, también se expanden los cuestionamientos por contaminación. Y se viralizan campañas en las redes sociales en contra de la pirotecnia, por las mascotas que sufren por los estruendos. ¿Cómo incide esto sobre el negocio?

En Cienfuegos crearon una nueva línea. “Friendly Fires, de bajo impacto sonoro y elaborados con una fórmula especial que reduce el sonido emitido por los fuegos artificiales tradicionales (menos de 60 decibeles), equivalente al ruido de una conversación entre dos personas o el de pájaros a tres metros de distancia”, dice Landeira, quien agrega que el 85% de los materiales con que se elaboran son reciclados.

$ 200

Millones anuales

Mueve el sector

Las ventas se concentran cada vez menos en las Fiestas según los datos de la industria.

Por: Luján Scarpinelli

http://www.lanacion.com.ar/1858424-un-negocio-con-mas-luces-y-menos-ruidos

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *