La vieja costumbre de juntarse a tomar el té toma un nuevo sentido si se la aplica al mundo empresarial. Una reunión corporativa en una fría oficina un día de semana puede convertirse en un evento cálido y original, sobre todo si lo que se busca es atraer a nuevos clientes o agasajar a inversores.

 

La clave para organizar un tea time empresarial es la hora. En esto sí hay que respetar el protocolo: las 5 de la tarde es el momento indicado de la jornada. Ya casi con los temas laborales del día resueltos, no habrá inconvenientes para abandonar las tareas un poco antes y asistir a un evento de camaradería.

Obviamente, el lugar central lo ocupará el té. Hay muchas variedades para ofrecer: el té chino –que se bebe con limón-, el indio –con leche fría y azúcar-, el inglés o un producto nacional. Entre las marcas locales puede optarse por alguna que ofrezca alternativas de hierbas, muy populares entre los argentinos.

Con respecto a la vajilla, un juego inglés, uno colonial o uno artesanal son las mejores elecciones para vestir la mesa. Debe recordarse al camarero que asista al grupo que tanto la tetera como las tazas necesitan calentarse con agua previamente, antes de colocar el saquito de té o las hierbas.

Entre los elementos requeridos para que esta creativa reunión empresarial sea todo un éxito, debe contarse con: un carrito o una mesa rodante (o, en su defecto, una mesa auxiliar y una bandeja); una tetera con buena capacidad; una jarra con agua caliente, que se le agregará a la tetera luego de servir cada taza; una jarrita con leche fría y/o crema; rodajas de limón, sin cáscara; colador de té con su base; azucarera con pinza o cuchara; sobrecitos de edulcorante; platos para cada invitado –de tamaño postre o más pequeños-; cuchillos para untar y cuchillos para cortar –deben ser diferentes-; servilletas de tela o de papel de buena calidad; dulceras con sus respectivas cucharas; mantequeras con cuchillo para untar y con el producto preparado en pequeños rollos; una fuente con los elementos necesarios para que cada invitado coma.

En el caso de la manteca y los dulces, el cuchillo y la cuchara que se encuentran en la mesa central sólo se utilizarán al momento de servir. Luego, cada asistente untará lo que vaya a comer en su sitio, con sus propios elementos.

Con respecto al catering, no deben obviarse los scons o sándwiches calientes –colocados en una bandeja con doble fondo, donde se vierte el agua que mantendrá la temperatura-, y tortas y tartas que sean fáciles de comer con la mano, ya que la ceremonia del té no incluye tenedores. Los más creativos pueden agregar bombones o helado. No hay que olvidar acompañar con jarras con jugos de fruta y agua mineral.

El tea time empresarial es una opción creativa y amena, que sorprende a los asistentes e invita a un encuentro diferente.

¡Espero que les haya gustado la idea!

Por Yanela Biancardi.  Organizadora Profesional de Eventos y Espectáculos egresada de la Fundación de Altos Estudios. Se especializa en la Organización de Eventos Empresariales y las Relaciones Públicas. Y es Co-Fundadora de Estilo Vernissages y Directora de www.yanelabiancardi.com.ar.

http://www.somos-pymes.com/noticias/opinion/tea-time-un-evento-corporativo-diferente.html

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *