Paraguay se encuentra en el medio de dos potencias de Sudamérica (Brasil y Argentina), es un país mediterráneo y es considerado pequeño en cuanto a su tamaño. Mientras sus vecinos sufren los shocksexternos y poseen grandes problemas estructurales, el Paraguay sigue creciendo y sufre menos teniendo menos volatilidades que el resto de los países, como por ejemplo  el valor de su moneda.

 

ecpar_cartafinanciera

 

Los agentes no conocen que este país es considerado uno de los más estables a nivel macroeconómico porque viene desarrollando muy bien sus políticas económicas,  además  de ser una economía confiable y predecible. El país cuenta con una política clara de metas de inflación como único objetivo del Banco Central, ya ha realizado varias reformas en el ámbito financiero para dar solvencia y liquidez a dicho sector y ha avanzado con varias iniciativas para desarrollar políticas sustentables en el ámbito fiscal.

Según informes emitidos por el Banco Central de Paraguay, este país ha tenido un crecimiento sólido en la última década sostenido por la producción y exportación de materias primas. Un punto importante a considerar es que las políticas sólidas y las reformas estructurales permitieron dieron lugar a tasas de crecimiento que se encuentran dentro de las más altas de la región.

El Paraguay se divide en dos grandes regiones separadas por el río Paraguay: la región oriental cuenta con 40% del territorio en el cual se concentra el 97% de la población. La otra región es la occidental conocida como Chaco Paraguayo que posee el 60% del territorio y posee el 3% de la población.

La gran zona agrícola cuya producción es intensiva se encuentra en la región oriental donde las condiciones climáticas son más favorables y el suelo permite un mejor desarrollo de los cultivos de soja, maíz, trigo, arroz y algodón.

La producción agrícola representa el 20% de la participación del PIB nacional, y sumando los rubros pecuarios, las industrias agropecuarias y la cadena forestal llegan a participar en un 40% del total. El desarrollo de estos sectores se han dado principalmente por el desarrollo de nuevas tecnologías, las buenas condiciones climáticas y de suelo, además de los vientos a favor en los precios de los commodities.

La frontera agrícola sigue expandiéndose llegando a zonas del norte de la región oriental lo que permite argumentar que la producción agrícola no ha tocado su techo. Los últimos estudios realizados mencionan que en la región occidental del Chaco se encuentran 2.000.000 Has. aptas para el desarrollo agrícola no explotadas, lo cual podría representar entre un 30% y 40% más de volumen de granos. Para ello se requerirá una fuerte inversión en dichas tierras que implican un costo de 1000 dólares por hectárea.

El cultivo que ha tenido un gran desarrollo y cuyo potencial de crecimiento todavía es interesante es el arroz. Esto es debido a las condiciones climáticas y a las fortalezas hidrográficas del país. El incremento en producción entre las dos últimas zafras significó un 40% en volumen.  Este cultivo también puede ser ampliado tanto en área como en rindes, sujeto a las nuevas tecnologías utilizadas y al incremento de producción de campos con características ganaderas con bajos niveles de rentabilidad.

anfin_cartafinanciera

Como se observa en el cuadro anterior, los dos cultivos que poseen  mayor retorno son la soja y el arroz, siempre y cuando los mismas sean realizados con tecnología de punta y en forma intensiva. Teniendo en cuenta que los cultivos son rentables y que todavía no han llegado a su techo, se puede concluir que las mismas tienen espacio para seguir siendo un motor importante para la economía paraguaya.

En materia fiscal es importante realizar un comentario sobre la carga impositiva actual. En Paraguay el rubro agropecuario no posee retenciones y el impuesto al valor agregado es del 5%. El impuesto a la renta de las empresas es del 10%, mismo porcentaje para la renta de las personas físicas. La carga impositiva es cercana al 12%.  En Argentina, en cambio, las tasas impositivas del IVA es del 21%, renta de empresas  35% y la tasa de impuesto a las personas es muy variable. En cuanto a Brasil, el IVA es del 25% y el impuesto a la renta empresaria del 34%. Si comparamos con un país de similar tamaño podemos hacerlo con Uruguay, que posee un IVA del 23% y un impuesto a la renta de empresas del 25%.

Dados todos los comentarios, la economía paraguaya cada día se vuelve más atractiva. Paraguay tiene mucho para ofrecer y por crecer,  solo es cuestión de descubrirla y confiar en una economía con bases sólidas, sustentables y con una gran proyección a futuro.

¿Le interesó este artículo? Puede suscribirse a nuestro Newsletter semanal gratuito haciendo click aquí.

http://www.cartafinanciera.com/latinoamerica/paraguay-una-economia-solida-y-sustentable/

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *