Un visionario pensó en una red de clubes que revolucionaría el mercado de gimnasios argentinos. Un banco, HSBC, se convirtió en el principal soporte y alianza estratégica para un desarrollo que apuesta al futuro.

 

Fue en 1991 cuando Fernando Storchi, un entusiasta deportista, decidió cumplir su sueño y fundar el complejo deportivo Parthenon en Floresta. La experiencia fue tan buena que alentó a Storchi a inaugurar, dos años más tarde, una segunda sociedad para tomar la concesión por 15 años de un club deportivo aledaño.

Como la construcción, remodelación y el equipamiento necesarios implicaban una gran inversión de capital, el próximo paso fue buscar otros clubes para unirse a lo que pronto se convertiría en una red y seguir creciendo con un retorno de la inversión más rápido.

En 1998, el directorio de la empresa creó una nueva marca y una estrategia de marketing que derivó en el formato actual de Megatlon. Esto incluyó una serie de innovaciones que simplificaron el servicio, como un carnet único con pase libre para todas las actividades en toda su red, el primer gimnasio abierto las 24 horas y el primero dentro de un shopping.

Dos para todo

La relación entre Megatlon y HSBC comenzó en 1997 cuando el banco compró la red argentina de un banco italiano que ya tenía relaciones comerciales con Megatlon. En ese momento, la entidad local del banco italiano sólo era un proveedor bancario secundario para Megatlon y la empresa era relativamente pequeña, con apenas seis gimnasios. En ambos casos, el crecimiento posterior fue sustancial: HSBC es hoy en día el principal banco que opera con la empresa y Megatlon tiene 24 gimnasios y clubes deportivos en todo el país.

Este crecimiento simultáneo no es casual. Con el correr de los años, Megatlon y HSBC han colaborado estrechamente entre sí. Un elemento clave que respalda este compromiso compartido es el apoyo concreto que HSBC brindó para la expansión de la empresa, bajo la modalidad de préstamos.

También, como parte de este plan, HSBC construyó conjuntamente con Megatlon instalaciones deportivas internas para los empleados del banco, como así también para otras empresas. Estos gimnasios corporativos son suministrados y mantenidos por Megatlon.

El modelo de negocio

Uno de los desfíos más importantes de Megatlon era regularizar los ciclos de su flujo de fondos. El negocio de los gimnasios era muy cíclico en Argentina, ya que la actividad tenía su mejor período en pocos meses y, por lo tanto, los ingresos se concentraban mayormente entre septiembre y diciembre. Esto representaba una brecha importante con los gastos generales y de recursos humanos de la empresa. La solución fue ofrecerles a sus socios un gran descuento en las suscripciones con el compromiso de que asistieran todo el año. Los socios empezaron a pagar mensualmente por débito directo, equilibrando así el flujo de fondos de la empresa y minimizando las cuentas por cobrar.

HSBC fue el que administró desde ese entonces y hasta ahora la cobranza de las suscripciones bajo este nuevo proceso: 80% de las tarifas se cobran a través de las tarjetas de crédito y débito de los socios mediante pagos automáticos y el 20% restante a través de otras formas de pago. Para cubrir cualquier fluctuación residual del flujo de fondos, HSBC también ofrece a la empresa una facilidad crediticia de sobregiro.

Escalera al cielo

Actualmente, la empresa está considerando una gran innovación que consiste en una emisión de bonos para financiar su crecimiento futuro, una iniciativa que se encuentra aún en las etapas de acuerdos preliminares.

Desde aquel rol comparativamente menor que desempeñaba HSBC al comienzo de la relación con Megatlon en 1997, hasta el día de hoy, el apoyo fue creciendo a través de préstamos, procesamiento de pagos y operaciones potenciales de mercados de capitales. HSBC siempre respaldó las oportunidades de crecimiento de Megatlon y brindó a sus empleados, a través de Megatlon, soluciones para su bienestar.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1858341-megatlon-un-exito-compartido

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *