A raíz del artículo publicado recientemente  “Israel: cuna de startups que inspira a BA” de Luján Scarpinelli del Diario La Nación, me pareció muy interesante compartir con ustedes el siguiente artículo de Mariano Amartino, un referente de la industria tecnológica e internet, actual Director Regional de Wayra para Latinoamérica. A continuación el artículo completo.

 

 

No hay lugar en Europa o Latinoamérica donde no haya pasado en la última década y no haya escuchado “queremos ser el Silicon Valley de nuestra región”, lo escuché de gente que nunca había siquiera ido a Silicon Valley, lo escuché de gente que conoce Silicon Valley por historias y algún viaje pero lo peor de todo es que lo escuché de gente inteligente y no me canso de explicar que Silicon Valley es tan particular que se remonta a unos 80 atrás… y lo quieren replicar en ¿un lustro?.

silicon-valley-guy

Por favor, no sigan leyendo, vayan y lean Silicon Valley Lost, And Found de Kim-Mai Cutler en TechCrunch… leanlo, los espero 🙂

Ok, seguro no lo leyeron, pero si lo hicieron van a ver un artículo que habla de los inicios de Silicon Valley gracias a un ecosistema educativo con fondos federales para generar talentos que puedan crear empresas que, para crecer, lograron hasta cambios en los sistemas de visas para atraer talentos extranjeros [desde Alemania hasta la URSS o Vietnam] sin frenos.

Pero a un nivel un poco más profundo van a ver que hay una especie de “mindset” que fomentó al menos un par de generaciones de emprendedores que no tenían el halo de “salvadores de la humanidad” que hoy se les está dando y que buscaban crear empresas duraderas que, a su vez, fueron la semilla de capital para las otras generaciones de empresas que hoy son gigantes… creando, con Kleiner Perkins, lo que es la industria de los VCs especializados en tecnología.

Y si uno mira a través de eso y de la nota cuando se dice que “Silicon Valley es una forma de pensar que gracias a tecnología se ha globalizado” va a ver que no es así, que Silicon Valley tiene sus propias fortalezas y sus propias debilidades; que las conoce, las corre y trabaja para seguir diferenciandose del resto… mientras muchas ciudades se creen que esto es un set de Lego: juntemos 32 universidades, 135 fondos de inversión, lo asentamos en una sociedad que históricamente recompensa la toma de riesgos y listo!

No, lamento destruirles su sueño… no es posible replicar la cultura de una región que te es extraña si no aprendés tus ventajas y desventajas, si no sabés en que te podés distinguir o como podés incorporarte a ese ecosistema sumando desde “fuera” del mismo.

Miren a Israel y el ecosistema alrededor del Technion, observen Suecia y sus famosos outliers… mientras todos buscan replicar Silicon Valley, estos dos países buscaron que aplicar a su propio esquema y por poner el ejemplo de Israel, hoy tiene, atrás de USA, más startups que nadie y una industria de fondos de inversión con más capital p/c que cualquier otra economía desarrollada y no quiero ni mencionar que tienen mas empresas en el NASDAQ que ningún otro país 🙂

Y mientras todos buscan copiar“inversores+emprendedores+universidades” en menos de un lustro, nos olvidamos de ver las ventajas propias de cada región o cada país.. vuelvo a pedirles que lean Silicon Valley Lost, And Found de Kim-Mai Cutler en TechCrunch es una linda muestra de algo que se llama cultura y que implicó un trabajo en conjunto entre empresas, estado y academia para lograr algo muy específico y que era el liderazgo en industrias tecnológicas… y similares 😉

http://www.uberbin.net/archivos/rants/la-obsesion-por-replicar-silicon-valley.php

 

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *