Alberto es Gerente de RRHH de una empresa latinoamericana, es una persona que se ve con mucho compromiso, amable, agradable y le gusta ser afable en su relación con otros. Su gran escritorio y su imponente sillón contrastan con su notable simpatía y serenidad.

En una de las ultimas conversaciones que tuvimos Alberto me dijo una frase que me resultó impactante, un impacto que no viene de las palabras sino de su expresión triste y su mirada perdida cuando la decía: “Sé que no puedo comprometerme, que tengo que decir que NO, pero es más fuerte que yo y digo Sí aunque no quiero”.  A espaldas de Alberto hay un dibujo de su pequeña hija de ocho años. 

Esto me llevó a preguntarme sobre el impacto en mi vida de esas dos pequeñas palabras, y me hizo meditar en cuantas veces dije que “sí” cuando quería decir que “no” y como optar por uno u otro modificó el transcurrir de mi existencia. 

¿A qué situaciones puntuales dijiste que Sí cuando en realidad preferías un No? ¿qué cambió el decir que Sí? ¿Qué impacto tiene un No en el ejercicio de tu liderazgo, en tus relaciones, en tu familia? Cuándo le dices que Sí a algo que no quieres ¿a qué o a quién le dices que NO? ¿a qué o a quiénes le das la espalda?

__________________________________

 “Para saber decir que NO, necesitamos saber con certeza a qué le diremos que SÍ”

___________________________

Decir que “no” reafirma nuestros limites, define los horizontes y las posibilidades que tenemos de acción, reactiva nuestra capacidad de decidir por nosotros mismos, pone un freno al poder que tienen los otros sobre nuestra vida empoderándonos para ser las autoridades de nosotros mismos.Esto implica que cuando no disponemos de recursos para decir que No, tampoco tenemos poder, autorizando a otros para ejercer poder sobre nosotros, limitando el ejercicio de la voluntad independiente. 

¿Sentiste alguna vez que parecieran que todos hacen lo que desean contigo? ¿Sentiste esa falta de poder sobre ti mismo? Lo notarás en todo aquello que quisieras hacer pero no “no puedes”: “Quisiera ir al gimnasio pero no puedo porque tengo que ….”, “Me encantaría salir de vacaciones pero no puedo porque me pidieron….”, “Iba a invitar a mi esposa a cenar pero no voy a poder porque antes de salir del trabajo me dijeron…”. Si no tienes tiempo para lo que quieres o te gustaría es altamente probable que tengas dificultades para decir que NO y tienes el Sí fácil. Una “patología” que se evidencia también fuera de las empresas. 

Mientras que decir siempre que sí nos pone a las ordenes del otro, el decir que no nos pone a nuestras propias ordenes. Cuando decimos siempre que sí quedamos bien ante otros pero quedamos mal ante nosotros mismos. Cuando decimos que Sí a otros puede que nos estemos negando a nosotros mismos. Pero lo mas grave es que quizás estemos negando algo más: tiempo de calidad con la familia, con los hijos, con la pareja.Un tiempo del cual nadie se puede hacer cargo por nosotros, si lo negamos.  

______________________________

“Asumimos un compromiso con nosotros mismos al decir que NO, pero asumimos un compromiso con otros al decir que Sí, la cuestión es saber con quien estamos más comprometido”

________________________

 

El liderazgo consiste en la capacidad de decirle que NO a algo por un SÍ mayor y más deseable, nos comprometemos primero con nosotros mismos y nuestros valores para después estar dispuestos a comprometernos con otros. Los problemas de administración de tiempo tienen poco que ver con las agendas, más bien están relacionados con la incompetencias para saber cuando decir que SÍ o decir que NO. Estas dos palabritas guían y modifican el rumbo de la vida, y nuestra vida es demasiado preciosa para ponerla en manos de otros. Cuando decimos que Sí sin quererlo ni desearlo cedemos una parte de nuestra libertad y nos incapacitamos para tomar otras decisiones. 

En la conversaciones con Alberto evaluamos la relación que tienen sus respuestas con los propósitos personales y organizacionales, así como re-encuadramos los valores que guían la toma de decisiones y generamos aprendizajes necesarios para comprender  como impacta en su presente y su futuro, pero también dio cuenta de como sus decisiones también impactan en la pequeña artista que dejó su huella creativa a sus espaldas.

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *