Las empresas pequeñas generan 8 de cada 10 empleos informales. El dato se desprende del último informe realizado por Idesa (Instituto para el Desarrollo Social Argentino), que destaca que las pequeñas empresas son las más complicadas para regularizar la situación de sus empleados.

 

Según datos del INDEC correspondientes al último trimestre de 2012, el 60% del empleo no registrado en el sector privado es generado por empresas con menos de 5 trabajadores.

Otro 19% del empleo no registrado en el sector privado es generado por empresas con entre 6 y 10 trabajadores.

En términos generales el empleo en negro sigue siendo alto en la Argentina. Según el INDEC, la incidencia del empleo no registrado se mantiene por encima de un tercio del total de los asalariados. Se trata de un fenómeno de impacto muy negativo que merece especial atención.

No hay posibilidades de inducir a la formalización en las microempresas si no se simplifica y modera la carga tributaria que implica tener a los trabajadores “en blanco”. Por eso, la creación de un monotributo laboral puede aportar soluciones ya que las microempresas son las que generan casi la totalidad del empleo “en negro”, expresa IDESA.

El INDEC actualizó la información sobre la situación laboral al segundo trimestre del año 2013. Un dato muy significativo es que el 34,5% del empleo asalariado sigue siendo no registrado. La incidencia del empleo no registrado cayó desde el 48% en el año 2004, al 37% en el año 2008. Pero desde ese momento pasó un quinquenio en el que el empleo no registrado se mantuvo, con pequeñas oscilaciones, en alrededor del 35%.

Esta tendencia se explica fundamentalmente porque hasta el año 2008 el nivel de salario real (es decir, corregido por inflación) estuvo muy por debajo del promedio histórico debido al impacto de la megadevaluación del año 2002. Pero apenas los salarios recuperaron el nivel previo al ajuste, la incidencia del empleo no registrado se estancó, quedando por encima de un tercio del total del mercado de trabajo.

La alta propensión a generar empleos por fuera de la legalidad obedece a una multiplicad de factores. Pero en términos de importancia un rasgo decisivo es la fuerte asociación entre informalidad laboral y tamaño de la empresa. En este sentido, los datos del INDEC correspondientes al cuarto trimestre del 2012 señalan que:

•El 60% del empleo no registrado en el sector privado es generado por empresas con menos de 5 trabajadores.

•Otro 19% del empleo no registrado en el sector privado es generado por empresas con entre 6 y 10 trabajadores.

•De esta manera, el 79% –o sea, casi 8 de cada 10– trabajadores no registrados privados trabajan en empresas con menos de 10 trabajadores.

Esta información oficial es contundente mostrando que la informalidad laboral es un fenómeno fuertemente concentrado en las microempresas. Muchos factores explican esta particularidad, pero sin dudas que el más importante es el elevado nivel de cargas sociales y burocracia que hay que afrontar para tener a los trabajadores “en blanco”.

Del total de costo laboral que paga un empleador, menos de dos tercios llega al bolsillo del trabajador; el resto son impuestos y gastos administrativos. Bajo estas condiciones, para las microempresas (donde los niveles de productividad y salarios son más reducidos) operar en la ilegalidad queda como la única alternativa para sobrevivir.

Según trascendidos periodísticos, el Ministerio de Trabajo estaría elaborando un monotributo laboral. Se trataría de un régimen especial para reducir complejidades administrativas y el monto de las cargas sociales a las microempresas. De confirmarse la noticia, se estaría dando un paso trascendental para enfrentar uno de los principales flagelos del mercado de trabajo.

De todas formas, cabe advertir la importancia de un buen diseño. En este aspecto sería recomendable capitalizar las experiencias acumuladas con el monotributo impositivo”. Por ejemplo, prever mecanismos automáticos de actualización de los parámetros para morigerar los impactos distorsivos de la inflación y establecer reglas para no desalentar el crecimiento de las empresas. Este último es un tema importante ya que si una empresa que pasa el límite impuesto para el régimen especial es obligada a tributar con el régimen general lo más probable es que se la induzca a no crecer o a eludir la norma.

Fuente: Diario Uno (Mendoza)

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *