El los últimos años, se incrementaron en la Argentina las plataformas colaborativas que permiten a pequeños emprendedores y particulares acceder a préstamos. Cómo funciona

Idea.me y Panal de Ideas son algunas de las plataformas que apuntan al financiamiento colectivo. En la Argentina, esta modalidad viene en ascenso y nuevos jugadores se sumaron al mercado. Bondarea es una iniciativa que funciona desde 2013 y, aunque está abierta al público en general, la mayoría de las transacciones que se concretan son entre inversionistas y pymes, comercios o emprendedores. Para asegurar que el dinero llegue a destino y que en el tiempo pautado haya sido devuelto con los intereses previstos, Bondarea está presente en todas las etapas controlando y coordinando para que se cumpla el acuerdo. 
Como primer filtro, para que la persona que necesita capital pueda hacer su pedido a través de la plataforma, tiene que aprobar un análisis crediticio. “Deben superar los requisitos de comportamiento crediticio del pasado y las proyecciones que demuestren que podrá enfrentar la deuda. En cuanto a los prestamistas, solo pueden ofertar una vez que ingresaron el dinero en el sistema”, explica Antonio Zavalía, uno de los socios fundadores. Los solicitantes deben presentar los comprobantes de ingresos con los que respaldarán las cuotas. Los emprendedores que forman parte de la comunidad Inicia, por ser parte, ya tienen un voto de confianza de la entidad, pero sin oficiar de garantes legales. 
Con el análisis crediticio aprobado, el solicitante publica su pedido contando el proyecto, para qué necesita el dinero, la cantidad que va a necesitar, en cuántas cuotas planea devolverlo y la tasa de interés máxima que puede pagar. La publicación estará en línea durante 15 días. En ese período, los prestamistas interesados ofrecen el monto que tienen disponible y anuncian la tasa que pretenden cobrar (considerando el máximo que el solicitante anunció que podía pagar). “Se busca que el financiamiento sea colectivo. Cada persona puede prestar $ 100, $ 5.000 o $ 50.000. Cuando termina la subasta, el sistema ordena las tasas de las ofertas de menor a mayor y se corta automáticamente cuando se llega al monto solicitado. Si alguien se pasó de ambicioso con una tasa demasiado alta, es probable que quede afuera de ese ranking”, explica Zavalía. 
En Bondarea se concretaron préstamos por $ 4,5 millones, de los cuales $ 2,8 fondearon casi 100 préstamos para emprendedores ($600.000 fueron del programa Red de Capitales que realizaron con Inicia) y no emprendedores y $ 1,7 millón restante corresponde a programas privados para emprendedores que se gestionaron con BOCS, un software desarrollado por Bondarea para organizaciones sociales que brindan pequeños préstamos a emprendedores de bajos recursos

fuente: elcronista.com

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *