Los bancos deberán desde ahora usar los fondos de la Línea de Créditos para la Inversión Productiva (LCIP) al descuento de cheques de pago diferido, de acuerdo a una resolución del Directorio del Banco Central de la República Argentina.

 

La medida tiene como objetivo facilitar el acceso al crédito de corto plazo para las pequeñas y medianas empresas a tasas favorables.

La autoridad monetaria estableció que las entidades financieras puedan otorgar a las PYMES hasta un 10% en marzo y hasta un 10% en abril de su cupo previsto para el primer semestre de 2014. Ambos porcentajes no son acumulables entre sí.

Según la nueva operatoria, las bancos deberán mantener vigente el saldo de cartera por estas nuevas financiaciones hasta el 30 de junio, de manera que si los plazos utilizados para el descuento de cheques de pago diferido fueran menores, deberán completarse con otras operaciones hasta alcanzar esa fecha.

De lo contrario, la operación no será tomada en cuenta para el cumplimiento del cupo.

La tasa de interés a aplicar será del 17,5% anual, la misma que registra esta línea crediticia para el resto de los destinos.

El BCRA estima que la Línea de Créditos para la Inversión Productiva posibilitará que durante la primera mitad del año se vuelquen al crédito para la inversión un total de 23.000 millones de pesos.

De esta manera, avanzan las posibilidades de financiamiento del sector productivo y, en especial, las pequeñas y medianas empresas, que fueron las grandes perjudicadas con la devaluación y la suba de tasa de interés a finales de enero.

 

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *