Cauciones, Lebac, plazos fijos y cheques de pago diferido son algunas alternativas para los pequeños ahorristas,El nuevo Gobierno debe ofrecer alternativas para que los ahorristas que vayan más allá de la compra de inmuebles.

 

Tras el levantamiento del cepo cambiario, la divisa estadounidense dio el salto lógico que indicaba el dólar libre de la Bolsa y, a partir de allí, comenzó una marcada tendencia declinante.

A tres días de la liberación del mercado de cambios, la divisa norteamericana perforó el piso de los $ 13,00 y llegó a cotizar en niveles de $ 12,80. En ese momento, los rumores del mercado mencionaron que el Banco Central salió a defender la caída comprando dólares en la plaza cambiaria y durante la última semana se mantuvo la tranquilidad, con leves oscilaciones en torno de los 13,30 pesos.

A priori, para el corto plazo, todo indica que el precio del dólar no se disparará. Esto se debe a diversos factores.

El primero es que todavía los sistemas de compra y venta libre del dólar que utilizan muchos bancos no están funcionando correctamente.

En segundo lugar no hay que perder de vista que los inversores institucionales, como bancos, compañías de seguro y grandes empresas, enfrentan para esta época una alta estacionalidad de demanda de pesos para afrontar el pago de sueldos y aguinaldos.

Además, la tendencia bajista del dólar desincentiva la compra a quienes tenían planes de hacerlo para lograr una cobertura.

Tomando en cuenta estos factores, lo más probable es que la cotización del dólar continúe en torno de los niveles actuales. No se puede descartar algunas fluctuaciones, pero las oscilaciones no serán muy grandes en el corto plazo. Sin embargo, esto no significa que se haya alcanzado un nivel de equilibrio. En el mediano plazo, las variaciones en la cotización dependerán en gran medida de la evolución de la inflación.

En este último campo, lo que se vislumbró en noviembre y diciembre es una aceleración del costo de vida. Y de no poder cortar con esta inercia en los meses venideros es probable ver un deslizamiento alcista del dólar, aunque no en el corto plazo.

Para combatir el dólar estable y la elevada inflación hay opciones de inversión en pesos de corto plazo que permiten sacar provecho de una buena renta de cobertura.

A continuación ofrecemos cuatro alternativas de inversión para protegerse de la suba de precios.

1.Letras del Banco Central

Todos los martes, la autoridad monetaria licita deuda que se denomina Lebac. Se trata de un instrumento en donde el inversor le presta pesos al BCRA y luego del plazo de vencimiento, la entidad devuelve el capital más un interés. Para ser más concretos, un inversor compra un activo financiero de deuda del Central a un precio menor a $ 100 y cuando vence, el organismo le paga 100 pesos al acreedor. La diferencia de precios es la tasa nominal anual de interés que gana el inversor. En las últimas licitaciones las letras de entre 35 y 55 días rindieron en torno del 33% anual. Se trata de un instrumento al que fácilmente puede acceder el inversor minorista a través de su sociedad de Bolsa o banco. Recomendable.

2.Caución bursátil

Se trata del mercado de dinero de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Allí algunos prestan dinero y otros piden prestado. El inversor, que tiene un excedente de pesos, puede prestar dinero por un plazo de siete días como mínimo hasta 60 días o más. Son operaciones que están garantizadas por el Mercado de Valores de Buenos Aires. La tasa de interés promedio de los últimos días, para las operaciones concertadas a 30 días, se ubica en el 31% anual bruto.

3. Cheques de pago diferido

También esta inversión se canaliza a través de la Bolsa. Para muchas empresas se trata de una alternativa de hacerse de fondos a través de la venta de un cheque a 30 o 60 días y aceptando a cambio un descuento. El inversor compra el cheque y espera hasta el vencimiento para cobrarlo. Una alternativa recomendable son los cheques garantizados, que tienen el respaldo de una Sociedad de Garantía Recíproca. Las tasas de rendimiento están por encima del 30% para colocaciones entre 30 y 45 días.

4. Plazos fijos

En principio no parecen una inversión tan interesante, pero con los bancos ofreciendo una tasa nominal anual entre 30% y 32%, y un dólar “planchado”, los plazos fijos pueden ser una alternativa para los ahorristas más conservadores.

Por: Diego Martínez Burzaco
http://www.lanacion.com.ar/1858434-cuatro-opciones-para-ganarle-a-la-inflacion-en-el-corto-plazo

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *