Así lo expresaron ex secretarios de Finanzas, a pocos días del inicio de la negociación en Nueva York entre el Gobierno y los acreedores que siguen en default.

 

La negociación que comenzará la semana próxima entre el Gobierno y losholdouts no será rápida pero podría derivar en un acuerdo con una quita del 20 al 30 por ciento sobre la deuda en default que tiene que regularizar el país.

De este modo, el Gobierno nacional podría encarar la emisión de deuda de mediano plazo a una tasa de interés de un dígito, sin la amenaza de posibles embargos por parte de los acreedores que todavía no cobraron desde 2001.

Así lo expresaron a LA NACION ex secretarios de Finanzas y fuentes del sistema financiero.

Este fin de semana viajará el secretario de Finanzas, Luis Caputo, a Nueva York, para encontrarse con los holdouts y empezar a negociar un arreglo.

Dan Pollack, el mediador designado por el juez Thomas Griesa, informó que se trata de una deuda de US$ 10.000 millones que debe ser reestructurada.

Daniel Marx, ex viceministro de Economía, expresó que seguramente la semana próxima “cada uno planteará sus posiciones, pero no estoy seguro que haya algo rápido, porque hay varios acreedores; no se trata sólo de los que ganaron el caso del pari passu”. El negociador del plan Brady y del blindaje sostuvo que la quita “puede estar entre el 20 y el 30 por ciento”.

Su par Miguel Kiguel indicó, en cambio, que “esto se puede arreglar relativamente rápido y la discusión estará entre el 20% de quita que podrían aceptar los holdouts y el 40% que ofrecerá el Gobierno”.

El ex secretario de Finanzas explicó que “si se arregla con NML, se podrá emitir deuda a mediano plazo, porque, aunque hay más aversión al riesgo, existen oportunidades para la Argentina”.

Guillermo Nielsen, negociador del canje de 2005, sostuvo que “no hay que poner como prioridad el tema de la quita, que será difícil dada la sentencia definitiva que lograron los acreedores y el tiempo que perdió la Argentina, sino resolver el tema para retornrar a los mercados y volver a crecer”.

Lisandro Barry, secretario de Finanzas del equipo de Jorge Remes Lenicov, afirmó que “será necesaria alguna señal política de los Estados Unidos para que los acreedores más duros lleguen a un acuerdo por una cuestión geopolítica”. El ex funcionario coincidió en que “una quita del 30% en términos implícitos es un número aceptable para ambas partes” y aseguró que “al Gobierno le resultará más complicada la negociación política interna -para levantar la ley cerrojo y derogar la de pago soberano- que el acuerdo con los acreedores”.

En tanto, el abogado especialista en deuda soberana Marcelo Etchebarne, socio del estudio Cabanellas, dijo que “el plan A debe ser llegar a un arreglo comercial razonable y pronto; si ello no es posible quizá su mejor estrategia, o plan B, sería pagar el fallo delpari passu original (US$ 1330 millones al 2012), el único que está firme y que fue confirmado por la Corte Suprema, y reestructurar toda la deuda que ingreso al canje. Si la Argentina hace las cosas bien, se terminarían los juicios del pari passu”.

En cuanto a la quita, recordó que el recorte negociado “en julio de 2014 fue del 15% sobre las sentencias, que devengan intereses a tasas altísimas; en particular los bonos FRAN, emitidos en 1998, que han multiplicado el valor original por 15 veces”.

Y desde un banco consideraron que la quita podría ser del 25% para los que ganaron el caso del pari passu y algo mayor para los “me too”, que no tienen todavía una sentencia firme en los Estados Unidos.

Por: Martín Kanenguiser

http://www.lanacion.com.ar/1859591-creen-que-se-puede-acordar-una-quita-del-20-al-30-por-ciento-con-los-holdouts

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *