La industria publicitaria enfrenta una época de grandes cambios.

 

El lanzamiento del nuevo proyecto de Carlos Bayala con “creativos agnósticos” provenientes del ámbito académico es sólo una muestra más del cambio de paradigma que vive la industria publicitaria. Con el inmejorable título de “A cada hotel le llega su Airbnb”, hace unas semanas Fernando Vega Olmos advirtió la necesidad que enfrentan las agencias de refundar su negocio para adaptarse a una economía que cambia todos los días, y en la que la competencia ya no está dentro de la misma categoría y puede surgir del ámbito menos esperado. Hoy Google y Facebook son los nuevos jugadores que ponen en peligro el formato del negocio tradicional de publicidad, y compiten con las grandes agencias y los medios de comunicación tradicionales por captar a los mismos clientes y anunciantes.

Como en todo proceso de cambio, hay empresas que aprovechan las nuevas reglas de juego para sacar una diferencia y otras a las que les cuesta más la adaptación y parecen condenadas a ser meros espectadores de la nueva economía. En este contexto de inestabilidad, la publicidad argentina enfrenta un doble desafío ya que a la amenaza que implican las nuevas tecnologías se suma un contexto macro que está muy lejos de ser el ideal para apostar fuerte a una reconversión.

“La industria está cerrando por tercer año consecutivo con niveles muy similares. La inversión sigue en torno de los US$ 4000 millones anuales y a esta altura está claro que si bien hay un crecimiento en pesos de la facturación, las tarifas no acompañaron la indexación que tuvo la inflación”, reconoce Gabriel Maloneay, presidente de la Asociación Argentina de Publicidad.

Los creativos también admiten los desafíos que enfrenta el sector. “La sensación que tenemos en la industria es que el año terminó un poco mejor de como habíamos proyectado, aunque la mayor cuenta pendiente es que las ideas siguen sin tener el peso específico que deberían tener. La producción y los medios se siguen llevando el mayor porcentaje del presupuesto de comunicación de las empresas y las ideas están subestimadas”, sostiene Papón Ricciarelli, presidente del Círculo de Creativos Argentinos (CCA).

Frente a este escenario inestable, la noticia es que la industria parece estar volviendo a inclinarse hacia una apuesta por el talento creativo y no es casual que los últimos grandes movimientos en el sector hayan provenido de los lanzamientos de proyectos, en algunos casos más boutique, y con una fuerte impronta personal como Mercado McCann (de Martín Mercado), Picnic (Fernando Vega Olmos), Carlos y Darío (de Darío Straschnoy y Carlos Baccetti) o el que acaba de presentar hoy Carlos Bayala.

Por: Alfredo Sainz
http://www.lanacion.com.ar/1858439-a-las-agencias-les-llego-su-airbnb

Related Posts

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *