La iniciativa impulsada por Gustavo Menna propone la creación de Comisiones Fiscalizadoras elegidas por afiliados para garantizar los controles internos.El diputado nacional chubutense por Cambiemos Gustavo Menna presentó un proyecto que busca modificar la Ley de Obras Sociales (23.660), con el objetivo de dotarlas de mayor transparencia y control por parte de los afiliados.

En particular, la iniciativa hace hincapié en las obras sociales sindicales y propone que sus directivos tengan una duración en sus cargos de 4 años con la posibilidad de reelección por un solo mandato; y que se establezca una Comisión Fiscalizadora elegida por sus afiliados que garantice los controles internos.

El proyecto, en este contexto, dispone la incompatibilidad entre el ejercicio de un cargo en la conducción de las entidades sindicales con el de un cargo en el órgano de administración de las obras sociales; al tiempo que también establece impedir que los miembros de las comisiones fiscalizadoras sean parientes de los integrantes del órgano de administración y de la conducción de la entidad sindical a la que pertenezca la obra social.

En los fundamentos del proyecto, Menna indica que la intención es introducir modificaciones a la Ley de Obras Sociales con “la finalidad de procurar mayor transparencia y control en el sistema, esto último por parte de los beneficiarios, que son los convidados de piedra del régimen”.

En cuanto a las obras sociales sindicales en particular, el legislador nacional observa que “son administradas por una autoridad colegiada cuyos miembros son elegidos y designados por las autoridades de la entidad sindical a la que pertenece la obra social”.

Así, “no se trata en rigor de una elección, sino de una designación digitada desde la conducción de cada entidad sindical”, agrega Menna.

Teniendo en cuenta asimismo que “no existen límites para la integración de los órganos de conducción, con lo cual también se verifican situaciones de permanencia ininterrumpida en los cargos”, el proyecto “propicia establecer límites a la duración y reelecciones (una sola consecutiva) de los órganos de administración de las obras sociales, además de disponer la incompatibilidad entre el ejercicio de un cargo en la conducción de las entidades sindicales con el de un cargo en el órgano de administración de las obras sociales”.

En cuanto al diseño de las comisiones propiciado por el proyecto, se indica que “queda librado a los estatutos, exigiendo que las mismas se constituyan como órganos colegiados de no menos de tres integrantes ni más de siete, rigiendo a su respecto las mismas incompatibilidades, inhabilidades y límites de reelección que el proyecto prevé el órgano de administración de las obras sociales”.

Y, en este sentido, la iniciativa “veda toda posibilidad de que los miembros de las comisiones sean parientes de los integrantes del órgano de administración y de la conducción de la entidad sindical a la que pertenezca la obra social correspondiente”.

Fuente: Parlamentario.com

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *