El país que más exporta ese bien no renovable al mundo, negocia con Estados Unidos la aprobación ambiental para vender allí ese biocombustible y compensar la caída de sus exportaciones al mercado europeo por una investigación comercial, manifestó el presidente de la cámara que núclea al sector, Luis Zubizarreta.

El Estado nacional destinaba la mayor parte de sus exportaciones a la Unión Europea (UE), pero a fin del 2013 el ente multilateral abrió dos casos contra Argentina por supuesto “dumping” y aplicación de subsidios, lo que dejó al sector “en crisis”.

Para obtener los créditos ambientales (RIN) requeridos en Estados Unidos para mezclar el biodiésel con el combustible fósil, Argentina necesita la aprobación de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), un trámite que comenzó en 2012 y podría concluir este año.

“Estamos transitando un proceso de aprobación ante la EPA que lleva su tiempo. La verdad es que vamos bien encaminados y nos sentimos muy confiados de lograrla. En pocos meses deberíamos conseguir esa habilitación”, le contó a la agencia Reuters Zubizarreta, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio).

Las Justicia estadounidense obligan a las refinerías y a los importadores a mostrar los RIN que sirven para corroborar que se cumplieron las normas que disponen la mezcla de combustibles renovables -como el etanol y el biodiésel- con la gasolina y el diésel.

Si las refinerías o los importadores no consiguen suficientes créditos con las compras de biocombustibles certificados, deben cubrir la diferencia adquiriendo los RIN en un mercado secundario, donde la cotización se disparó recientemente.

En ese contexto, la industria nacional, que actualmente posee una capacidad ociosa que supera el 50 por ciento, apunta a obtener la aprobación ambiental para vender parte de su biodiésel -elaborado sobre la base de aceite de soja- a un importante mercado como Estados Unidos.

“Básicamente, uno de los puntos acá es el de la sustentabilidad y nosotros sabemos que la producción de Argentina es muy sustentable”, explicó Zubizarreta en una entrevista que formó parte del Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.

De acuerdo con el representante de la industria de biodiésel, Argentina cumple con un requisito básico como el de cultivar su soja en campos que no sufrieron la deforestación.

Estados Unidos elevó a 4,26 millones de toneladas la cantidad de biodiésel que desde 2013 debe mezclarse con el diésel de origen fósil, desde los 3,33 millones requeridos el año pasado. La producción de biodiésel del país norteamericano fue de 3,66 millones de toneladas en el 2012, según la EPA.

 

http://www.somos-pymes.com/noticias/comercio-exterior/argentina-apunta-a-pisar-fuerte-en-la-venta-de-biodiesel-a-ee-uu.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *