Según IDC, menos de un tercio de la información del universo digital está protegida con al menos las mínimas medidas de seguridad, y sólo la mitad de la info que debería ser protegida, realmente lo está. La realización de copias de respaldo de la información sigue siendo una gran asignatura pendiente en muchas organizaciones, sobre todo pequeñas y

Según IDC, menos de un tercio de la información del universo digital está protegida con al menos las mínimas medidas de seguridad, y sólo la mitad de la info que debería ser protegida, realmente lo está. La realización de copias de respaldo de la información sigue siendo una gran asignatura pendiente en muchas organizaciones, sobre todo pequeñas y medianas, o bien se hace a través de métodos engorrosos y poco eficientes. 


Los discos duros externos en sus distintos sabores, y las aplicaciones que automatizan esta tarea, crean la oportunidad sin precedentes de ponerse al día en la salvaguarda de los datos. Hablamos con la gente de Western Digital para conocer el panorama local en materia de soluciones de backup.

Un informe global de Symantec publicado el año pasado  —del que participaron 30 respondentes de la Argentina y otros 270 de distintos países de América Latina—, sostiene que las empresas medianas y pequeñas no están preparadas para recuperarse de un desastre que implique la pérdida de su información. Sólo el 50% esta preparada (tienen un plan) para actuar en caso de desastres. Es decir: se privilegia por desconocimiento, incapacidad o desidia, el comportamiento reactivo.

Ante esta clase de disrupción del negocio, tanto los profesionales independientes como las empresas tiene un aliado a que no se le suele dar la importancia necesaria: el backup (o copia de respaldo) de los datos. “Lo que veo cuando me reúno con clientes, o hago una presentación a consumidores finales y empresas, es que realmente no hay una conciencia instalada de hacer backup”, destaca David Fadda, director de Ventas para Latinoamérica de Habla Hispana de Western Digital (WD). Entre los que sí tienen el hábito de hacer copias de respaldo, predomina el uso de CDs, DVDs y pendrives. En algún sentido, estos soportes parecerían prolongar la engorrosa práctica de las décadas pasadas, de hacer backups periódicos sobre disquetes o sus sucedáneos (Zip, Jaz, y sistemas similares). En el caso de los pendrives, la capacidad de portabilidad de estos dispositivos, que es uno de sus mejores atributos, termina siendo una desventaja: todo lo que se transporta también puede perderse o ser robado. Con todo, en los últimos años, aparecieron alternativas económicas superadoras, como los discos duros externos, que se conectan vía USB, y los sistemas de almacenamiento en red.

El World Backup Day, celebrado a fines de marzo, nos da la oportunidad de reflexionar sobre esta práctica. La jornada, apoyada entre otras empresas por WD, es en realidad una iniciativa independiente que nació en el 2011 de la mano de un grupo de usuarios que creyó en la necesidad de informar y educar sobre la necesidad de llevar a cabo almacenamiento de datos teniendo en cuenta el drástico aumento del contenido digital que se genera cada día. De acuerdo con los organizadores de esta jornada, que citan estimaciones de IDC, en 2011 los usuarios generaron más de 1,8 zettabytes de datos (equivalente a la capacidad de almacenamiento de casi 57.000 millones de iPads). “De un tiempo a esta parte, pasamos de sólo acceder a contenido, a crear contenido. Hoy con un celular se puede crear ese contenido, y esto se hace todo el tiempo. Por eso aumentó la necesidad de capacidad de almacenamiento del consumidor común, así como de resguardar esa información”, destaca Fadda.

WD World Backup Day
Uno de los videos de adhesión de WD a esta jornada.
En las empresas, la cuestión es sutilmente diferente: la creación, aprobación y distribución de información que antes se hacía por medios discretos, ahora aprovecha la infraestructura de comunicaciones de Internet, y se vuelve colaborativa. Si bien la nube sirve para dar acceso a esta información, la necesidad de resguardar archivos localmente no desapareció, ni decreció. Con todo, IDC recuerda que menos de un tercio de la información del universo digital tiene al menos una mínima protección o seguridad, y sólo la mitad de la información que debería ser protegida, realmente lo está.

Hacia el disco duro externo La popularidad de los discos duros como método de respaldo, en sistemas de toda escala, va en aumento. Un informe de febrero de este año de IDC señala el agresivo alejamiento de los procesos basados en cintas para backup, recuperación y protección de los datos. “Esto se evidencia por el crecimiento rbusto de las soluciones de backup basadas en discos, e incrementalmente de los dispositivos contruidos a propósito para backup (PBBA). Descubrimos que los clientes están desplegando sistemas de PBBA junto con la infraestructura existente y los integran con los procesos existentes de protección”, dijo Robert Amatruda, director de investigación de Protección y Recuperación de Datos en IDC.

En la parte baja de la pirámide empresarial y en el segmento de consumo, sin embargo, Fadda admite que muchos usuarios no saben qué es un disco duro externo. Los asimilan a un pendrive de gran capacidad, acaso usando el razonamiento simplificador de que si algo realiza la misma función, entonces es la misma cosa. “Es también una falencia de comunicación de nosotros, los fabricantes de estos dispositivos”, reconoce el ejecutivo de WD. “Sin embargo, estamos en un período de transición donde se comienza a usar discos rígidos. Y esto lo vemos en la demanda”, agrega.

Con todo, la actitud del usuario es reactiva. “Las estadísticas, en todo el mundo, dicen que la persona que compra por primera vez un disco externo, lo hace luego de una pérdida drástica de información”, asegura Fadda. “Éste es el principal detonante de la compra. Después empiezan a jugar también otros factores, como la recomendación de un vendedor o un amigo, una presentación, una publicidad. En nuestra región (América Latina, excepto Brasil), salvo en Chile, estamos bastante atrasados en esta práctica. El consumidor no tiene la madurez necesaria. Y las marcas, al no encontrar una respuesta inmediata de parte del consumidor, no terminamos de desarrollar estas comunicaciones como deberíamos hacerlo”.

Automatizar la complejidad Fadda asegura que algunas de las ventajas del disco duro externo o en red sobre sistemas como CDs, DVDs y pendrives es que tienen un ciclo de lectura y escritura (sobre todo de escritura) mucho más alto. “Además brinda la posibilidad de tener mucha capacidad de almacenamiento, con lo cual siempre estará el contenido listo en un solo lugar, incluso para transportarlo. En el caso de nuestros productos, incluso, el sistema organiza el contenido automáticamente, para facilitar la búsqueda. Realmente creo que los discos duros externos son la solución para un consumidor normal, o incluso para un profesional independiente. Si busca requerimientos adicionales como conexión a la red (LAN) o acceso remoto, hay que pensar en discos duros externos de escritorio, que también tenemos”, resume Fadda.

El ejecutivo de WD recomienda a las PyMEs que tengan un disco de red donde puedan actualizar diariamente las copias de seguridad. “De esa forma pueden darle la mayor confiabilidad a su backup. De hecho, para un entorno profesional, recomiendo más de un dispositivo para hacer backup: los dispositivos pueden ser robados, o dañados por accidentes. Otra de las buenas prácticas es tener las copias de seguridad en un lugar físicamente diferente al lugar donde se genera la información. La ventaja es que esto hoy es posible gracias a los discos en red. Ya no hay necesidad de desconectar y mover el dispositivo”, añade.

Una de las grandes ventajas de estas soluciones es la posibilidad de automatizar el proceso de backup. La realidad indica que muchos usuarios particulares y empresariales no confían en estos sistemas de automatización. Coincidiendo con la experiencia de pérdidas de archivos (un error que se da con cierta frecuencia es “sincronizar” contenido de la PC con la unidad externa, en lugar de realizar un backup escalonado en distintas versiones), los usuarios menos experimentados tienen la sensación de pérdida de control sobre lo que se guarda, lo que se elimina o modifica, dónde se guardan los archivos, y de qué manera.

Disco duro WD SmartWare
¿Cómo es SmartWare?

En este último aspecto, WD y el resto de las marcas han dado pasos importantes. “En los últimos cuatro años hemos hecho por lo menos cinco cambios no menores, incluyendo el cambio de la plataforma del software de copia de seguridad automática. Esas complicaciones que aprecia el usuario no experimentado son reales, pero las compañías hemos mejorado mucho en esto. El último software de copia de seguridad nuestro, llamado SmartWare, tiene muy buena funcionalidad: permite inclusive hasta ver el proceso de la copia directamente en línea, qué es lo que guarda, dónde, el tiempo restante, etcétera”, explica Fadda. SmartWare viene incluido en los nuevos discos externos My Passport (portátil USB) y My Book (de escritorio, con conectividad Ethernet).

“SmartWare brinda de una forma rápida y sencilla la posibilidad de proteger la información sin necesidad de tener un conocimiento alto de aplicaciones de copias de seguridad. Inclusive hasta hace copia de seguridad de los archivos del Outlook, lo cual a veces es complejo”, resume Fadda y cuenta su propia experiencia: “Hace poco cambié mi notebook, y pude restaurar los datos sin problemas. Fue una prueba de fuego y la superó”.

Más información 
WD SmartWare 
World Backup Day 2012
Fuente: IT Sitio

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2012/07/backup-esa-asignatura-pendiente-en-las.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *