Por Paula Krizanovic
El éxito de la formación en línea para empleados o clientes depende cada vez menos de la plataforma tecnológica y más del diagnóstico y el acompañamiento tutorial. ¿La ventaja? Esta modalidad reduce hasta un 60% los costos de capacitación


El área de diseño de programas de e-learning o aprendizaje en línea requiere pr

Por Paula Krizanovic
El éxito de la formación en línea para empleados o clientes depende cada vez menos de la plataforma tecnológica y más del diagnóstico y el acompañamiento tutorial. ¿La ventaja? Esta modalidad reduce hasta un 60% los costos de capacitación


El área de diseño de programas de e-learning o aprendizaje en línea requiere profesionalización, ya que aún no hay muchos pedagogos capacitados en esta modalidad que comprendan cómo utilizar la tecnología de manera que colabore al entendimiento de los contenidos y no a la mera transmisión de información.

Este fue uno de los ejes de debate durante el encuentro sobre «Actuales orientaciones en la formación empresarial», organizado por el LearningLAB de la Escuela de Postgrado del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).
Allí, Carles Turón Juvanteny, Máster Internacional en e-learning y director de la Unidad de Servicios Formativos de la consultora española EPISE, delineó las claves metodológicas para aplicar las herramientas de e-learning en el mundo corporativo, tanto para la formación de empleados como la de los clientes.
Turón Juvanteny aseguró que las ventajas del avance de la tecnología son evidentes para todos, pero en el campo de la enseñanza aún quedan serias dudas sobre la efectividad de estas herramientas para impartir conocimiento. Por otra parte, muchos cuestionan si lograr el aprendizaje requiere habilidades que la tecnología no permite desarrollar.
Luego de 15 años de experiencia en diseño de programas de e-learning, este experto opina que en todos los casos la plataforma es lo menos importante para la implementación exitosa de una iniciativa de este tipo, porque «hay efectividad en todas las plataformas».
Las empresas pecan al poner el foco en este punto ya que se distraen de los factores que son verdaderamente determinantes. Estos son fundamentalmente tres:
1- Diagnóstico claro de la necesidad real de capacitación en línea, en lugar de sólo utilizar los recursos porque «están ahí». Para Turón Juvanteny de nada sirve cualqueir recurso si no se inserta en un diseño pedagógico apuntado al conocimiento. Si esto no ocurre, la capacitación se queda en «un mero efecto de demostración». 

2- Ningún programa de e-learning funciona sin tutoría. Muchas veces, por una cuestión de costos las empresas prefieren dejar este aspecto de lado. Pero el tutor no sólo asiste y guía durante el proceso sino que además asegura que quien recibe el curso lo complete con la constancia y rigurosidad que requiere. 
3- Por más que se realice en línea, la capacitación «in house» o dentro de la compañía falla si no se le da la suficiente difusión interna y no se consigue la participación del público objetivo.

Un último factor que una empresa debería tener en cuenta a la hora de invertir en una iniciativa de capacitación «en línea» es realizar una evaluación final del proceso para conocer su efectividad y corregir potenciales errores que pudieran mejorarse en próximas experiencias.

Costos e implementación

Según el Ingeniero José Luis Roces, director del Centro de Desarrollo de Liderazgo del ITBA y moderador del encuentro, el valor para desarrollar un programa de «e-learning», siempre en el caso de audiencias masivas -de más de 100 personas- reduce los costos de capacitación de una compañía entre un 50 y un 60 por ciento.

De acuerdo al experto de ITBA, esto se debe a que la formación «en línea» tiene la «capacidad particular de poder cambiar muy rápido un hábito o conocimiento en un grupo masivo de personas a través de la viralización de contenido».
Es por eso, y por el alto costo que suele tener el diseño y desarrollo de los programas, que Roces recomienda que éstos deben ser para casos de demanda masiva. «No podría funcionar correctamente para pocas personas», aseguró.
No obstante, desde su experiencia en ITBA el ingeniero reconoce un aumento gradual de la demanda de este tipo de cursos de parte de las empresas y los individuos. Una de las ventajas que esgrimen quienes eligen el e-learning es el famoso «just in time», la posibilidad de poder cursar en el momento y lugar más conveniente en lugar de estar «atado» a una rutina rígida.
Esta modalidad es compatible con la actual tendencia corporativa: «la sociedad va hacia un esquema de libertad de gestión», remarcó el director del Centro de Desarrollo de Liderazgo.
Sin embargo, para Roces esto tiene también sus riesgos: «El curso debe estar siempre acompañado de un régimen tutorial que demande y exija, que colabore al aprendizaje pero que también imprima presión».
Por último, la implementación exitosa de un proyecto de e-learning corporativo requiere necesariamente de la participación voluntaria de los empleados o clientes: «Cada vez más las herramientas de formación deben estar vinculadas al desarrollo del talento interno y para ello es necesario que los empleados lo vean como un beneficio, y no como una obligación», sentenció el experto de ITBA.


Fuente: iProfesional

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2012/06/como-desarrollar-un-programa-de-e.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *