Por Alberto Núñez Mendoza

No existe una fórmula infalible para garantizar el éxito de tu negocio, sin embargo podrás incrementar tus posibilidades si te preparas con la suficiente anticipación


Por lo regular, al anunciar a nuestros familiares o amigos nuestra intención de iniciar un negocio propio, escuchamos una serie de consejos y opiniones sobre

Por Alberto Núñez Mendoza

No existe una fórmula infalible para garantizar el éxito de tu negocio, sin embargo podrás incrementar tus posibilidades si te preparas con la suficiente anticipación


Por lo regular, al anunciar a nuestros familiares o amigos nuestra intención de iniciar un negocio propio, escuchamos una serie de consejos y opiniones sobre las aparentes bondades que se derivarán de este hecho, como pueden ser: la realización de nuestros sueños, una libertad ilimitada para hacer lo que más nos gusta, la posibilidad de encontrar nuevas oportunidades de desarrollo personal y profesional, la tan ansiada independencia económica y el contar con más tiempo libre para dedicarlo a nuestra familia, etc..

Sin embargo, es en ese momento, cuando más conscientes debemos estar de que, en la práctica, son muchas las empresas que no logran obtener el éxito deseado, viéndose obligadas a cerrar sus puertas en un tiempo relativamente corto -menos de un año-. ¿Acaso sus propietarios sabían qué es lo que separa a las empresas de éxito de aquellas que no lo alcanzan?.

La respuesta a la anterior pregunta la puedes encontrar analizando las características que regularmente se presentan en los negocios exitosos. Entre ellas tenemos que: i) sus directivos y trabajadores cuentan con conocimientos más que superficiales del negocio, fruto de alguna experiencia práctica; ii) la empresa dispone de suficiente capital y fuentes de financiamiento y, iii) el propietario cuenta con una idea única y novedosa al momento justo en que el mercado la demanda.

No existe una fórmula infalible para garantizar el éxito de tu negocio, sin embargo, podrás incrementar tus posibilidades de convertirte en propietario de éxito si te preparas con la suficiente anticipación para el trabajo que tienes enfrente y buscas la ayuda de las organizaciones públicas y privadas de tu región. Ellos te guiarán a lo largo del proceso para iniciar tu negocio; desde la generación de la idea hasta su puesta en marcha, pasando por todas las actividades intermedias. A continuación te presento un listado de diversos aspectos que debes definir antes de canalizar recursos financieros hacia tu nuevo negocio:

¿Consideras tener lo que se necesita para iniciar un negocio propio?

Ser propietario de una micro o pequeña empresa, requiere de algunos sacrificios personales y del dominio de ciertas habilidades para progresar. Establecer una empresa requiere mucho más que grandes deseos, ganas, coraje y sacrificios. Sin lugar a dudas, los anteriores elementos serán importantes, pero con “echarle ganas” no llegarás a pagar los gastos de tu empresa. Para ser exitoso -esto es, permanecer y crecer en el mercado- necesitarás, además de ganas, talento, mucho talento para combinar una mezcla de habilidades, conocimientos, trabajo duro y constante y una pizca de buena suerte.

Se pueden englobar en dos categorías generales a las personas que han decidido iniciar su negocio propio: a) aquellos que saben exactamente qué es lo que quieren y sólo están buscando la oportunidad y los recursos necesarios para establecerlo y, b) aquellos que desean iniciar un negocio propio, pero no cuentan aún con una idea real y definida sobre lo que les gustaría hacer. Los miembros del primer grupo, por lo regular, ya han desarrollado muchas de las habilidades necesarias para poder desarrollarse en el campo elegido y cuentan con información suficiente sobre su industria, en términos de prácticas comunes y costumbres, lo que les ayudará al inicio de su nueva empresa. Los que se encuentran en el segundo grupo, por otra parte, aunque puede ser que ya hayan logrado desarrollar algunas habilidades como resultado de su educación y empleos anteriores, no están decididos a iniciar un negocio en el tipo de actividad en la que han trabajado. ¿en qué grupo te encuentras?. Para los que ya saben qué es lo que quieren, el trabajo es en realidad un poco más sencillo, ya que no necesitarán investigar más sobre el mercado y desarrollo de productos, sino sólo dedicarse a evaluar las oportunidades de éxito de su negocio. Por el contrario, para aquellos que están deseando salir de su empleo actual, tienen un trabajo adicional, el cual consistirá en seleccionar primero el negocio perfecto.

A continuación daremos un vistazo más detallado a los aspectos que debes considerar para identificar las habilidades que necesitarás poner en práctica en tu negocio, lo que debes esperar del mismo y lo que el negocio demandará de ti.

Valora tus aptitudes como propietario de un negocio: 

Desde el principio debes estar consciente de las responsabilidades económicas, laborales y sociales que conlleva ser propietario de una micro o pequeña empresa y de los diferentes roles que deberás adoptar (como supervisor, orientador, guía, maestro, líder, etc). Este es un punto importantísimo por el que deben comenzar quienes están considerando iniciar un negocio por primera vez.

Adicionalmente debes identificar las metas y objetivos tanto personales como del negocio que vas a iniciar. ¿qué esperas de tu negocio?, si tu respuesta es “el éxito económico” o “trascender”, ¿cómo sabrás cuando lo has logrado?. El conocer lo que esperas de tu negocio te ayudará en el futuro a tomar otro tipo de decisiones antes de iniciar operaciones como: determinar cómo vas a elevar las habilidades propias y de los que trabajarán contigo y qué tipos de contratos o trabajos deberás aceptar.

Finalmente, valora el efecto que tendrá la nueva empresa en tu vida diaria. Debes convencerte que tu forma de vida en cuanto a horas de trabajo, periodos vacacionales, horas de dedicación a la familia, etc. cambiarán al convertirte en propietario y que muchas de las cosas seguras y beneficios que pudieras obtener como trabajador asalariado se pueden ver modificadas drásticamente.

¿Sabes cómo seleccionar el mejor negocio?

Necesitas desarrollar varias ideas de negocio y explorar los pros y los contras al adquirir un negocio que ya se encuentra operando. Es importante que no te «embarques» en un negocio que, desde un inicio, no tiene futuro. Para evitarlo será necesario examinar cuidadosamente lo que realmente te costará establecerlo. Adicionalmente, deberás contar con información específica sobre la industria a la que deseas ingresar y los aspectos de mercadotecnia, legales y financieros asociados con su apertura.

¿Sabes cómo evaluar tus posibilidades de éxito?

Una vez que has determinado que si cuentas con los requerimientos para ser propietario de una empresa propia, estarás listo para determinar si tu idea de negocio tiene buenas posibilidades de éxito antes de empezar a canalizar recursos financieros importantes en ella. 

A continuación te presento las principales consideraciones que te permiten determinar tus posibilidades de éxito:  

Cuantifica tu mercado. ¿existe un amplio número de personas interesadas en adquirir tu producto?, y si es así, ¿qué cantidad de ingresos puedes esperar que te produzca?. 

Cuantifica tus utilidades. ¿cuánto costará iniciar la nueva empresa y operarla?, ¿podrás financiar los meses de bajos ingresos durante periodos relativamente largos una vez que has abierto las puertas de tu negocio?, ¿estas preparado económica, anímica y emocionalmente en caso de fallar?

Evalúa tus Fuentes de financiamiento. ¿cuentas con alguna(s) fuente(s) de financiamiento alterna(s) para tu negocio además de la propia?, ¿cuáles son?

Evalúa los aspectos legales del negocio. ¿conoces cuáles podrían ser las posibles responsabilidades legales a las que te expones en este tipo de negocio?, ¿sabes si el costo de pagar los seguros de protección en casos de robo y accidentes es suficiente y vale la pena para salvar los problemas a los que podrías enfrentarte?

Evalúa la industria a la que ingresarás. ¿conoces las fuentes de información para saber más sobre la industria a la que vas a ingresar y los recursos a tu disposición para obtener ayuda?

El éxito de tu empresa deberás medirlo en términos diferentes, dependiendo de la etapa en que se encuentre en su ciclo de vida. Los tres estados básicos del grado de madurez de una empresa son:  

-Etapa de infancia 
-Sobrevivencia 
-Éxito en términos de nombre y prestigio (posicionamiento) 

¿Sabes por dónde empezar?

Empieza por recolectar las guías y manuales que distribuyen las cámaras y asociaciones empresariales de la localidad, así como las oficinas gubernamentales, en las que se listan las actividades que debes cubrir para que tu idea de empresa se haga realidad.

Fuente:  Degerencia.com

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2012/02/como-iniciar-mi-empresa-propia.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *