Es posible que usted haga bromas a sus subordinados, les pregunte detalles de su vida personal o de pronto se siente junto a alguno para relatarle cómo fue la celebración de cumpleaños de su hijo. Pero tenga cuidado, porque detrás de una sonrisa amable se esconde mucho más de lo que puede imaginar.


Es fundamental conocer a quienes componen su

Es posible que usted haga bromas a sus subordinados, les pregunte detalles de su vida personal o de pronto se siente junto a alguno para relatarle cómo fue la celebración de cumpleaños de su hijo. Pero tenga cuidado, porque detrás de una sonrisa amable se esconde mucho más de lo que puede imaginar.


Es fundamental conocer a quienes componen su equipo, de forma de reconocer cuando es mejor callar, y que es relevante si se espera que exista un buen desempeño.

A continuación siete cosas que los jefes deberían oír, pero que en varios casos los empleados se callan:

No me hable de su vida personal: si bien hablar de la vida privada es un buen paso para la construcción de una relación personal, quienes están recién llegados a la empresa no están interesados en enterarse de detalles de este tipo. Ellos desean saber cómo lo están haciendo.

No ve que estoy ocupado: es posible que quiera hablar con el subordinado, pero tiene que evaluar cuándo. Porque estos están trabajando y lo que finalmente ocurre es que los distrae. Siempre es mejor conversar en que ambos puedan y la rutina de trabajo lo permita.

No se preocupe de mi vida personal, por favor: intentar acercarse a los empleados puede ocasionar que en más de una ocasión usted le pregunte en público algo como «Hey, ¿cómo están sus, eh, hijos? o ¿harás algo divertido luego del trabajo?». Resultan ser forzadas y poco sinceras. Por lo tanto, el consejo es a utilizar la regla del 20%: cuando esté hablando con los empleados, nunca hablar más del 20%. La mejor manera de demostrar atención es escuchando al otro.

Si usted me respeta, deme algo importante que hacer: asignar al empleado una tarea compleja es sinónimo de respeto. Lo ideal es hacerlo frecuentemente.

Me gustaría trabajar aquí mucho tiempo: la persona promedio cambia de trabajo muchas veces antes de cumplir 30 años. Algunos se van por dinero, otros porque no soportan al jefe. Lo importante es conocer la razón de esta rotación y evitarla tomando medidas inteligentes. Si hace bien su trabajo la mayoría de los empleados se quedará.

La tarjeta de regalo es linda, pero un simple gracias es lo que realmente necesito: cuando entrega cheques de pago está diciendo gracias, pero no realmente. Los empleados quieren ser reconocidos Busque un logro, por pequeño o fugaz que sea y exprese su agradecimiento. Esto hará que el empleado se sienta apreciado.

Deme una tarea importante qué hacer y donde pueda decidir: asignar un proyecto sin mucho sentido puede generar dudas en el empleado, porque sienten que no están siendo respetados. Debe confiar en el juicio de ellos.

Fuente: iprofesional

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2012/02/7-cosas-que-los-jefes-deberian-oir-pero.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *