Todo mi éxito se ha basado en la aplicación de los principios del personal branding o marca personal y del inbound marketing o marketing de atracción. En mi caso no tuve otra opción, ya que al igual que muchos de vosotros no disponía de presupuesto para realizar inversiones publicitarias o pr

Todo mi éxito se ha basado en la aplicación de los principios del personal branding o marca personal y del inbound marketing o marketing de atracción. En mi caso no tuve otra opción, ya que al igual que muchos de vosotros no disponía de presupuesto para realizar inversiones publicitarias o promocionarme en los medios de comunicación cuando comencé mi andadura profesional.


La implementación de estrategias de Marketing de Atracción 2.0 es también una excelente idea para aquellos que disponéis de recursos económicos y queráis combinarlo con estrategias de marketing y publicidad tradicional. De hecho, la mayoría de los emprendedores, las PYMES, las ONGs y hasta las grandes marcas y multinacionales que obtienen resultados importantes y un alto ROI o retorno de la inversión en Internet así lo hacen a día de hoy.


Antes de iniciar la fase de creación de contenidos que atraigan a tu público objetivo, es imprescindible establecer lo que deberían ser los sólidos cimientos de la presencia online de tu empresa, organización y/o marca personal o corporativa. Con total seguridad tendrás que ir adaptando tu presencia y estrategia y ambas irán evolucionando en el tiempo dependiendo de múltiples variables, pero empezar con buen pie te ahorrará muchísimos quebraderos de cabeza y acelerará la consecución de tus objetivos.


Y en este empeño, la filosofía que guíe tu acción es mucho más importante que las herramientas y las redes sociales concretas que utilices para tal fin. Estas últimas sin duda cambiarán, mientras que la primera perdurará como un faro que ilumine tu travesía mientras navegas la Web en busca del éxito. El caso de Facebook es ilustrativo. Facebook ha disfrutado hace bien poco de una posición de cuasi monopolio dentro de su nicho que se ha visto recientemente truncada con la irrupción de Google+. Eso ha permitido hasta ahora al gigante azul el operar con una plataforma que, si pudiéramos por un momento observarla imparcialmente, sorprende por su rigidez a todos los niveles, su falta de opciones de configuración, su estética de uniformidad casi militar, su imperfecta usabilidad, su no precisamente rápida y eficaz atención al cliente y el hecho de que los anuncios formen parte muy prominente de su interfaz.


De un tiempo a esta parte, Facebook nos ha impuesto (y digo bien, impuesto, ya que no son opcionales) una serie de cambios que tendrán consecuencias importantes no sólo para los perfiles personales sino también para las páginas de fans. Los bandazos y modificaciones más o menos acertadas del gigante azul (provocados en opinión de muchos por la irrupción de Google+) causan confusión y desconcierto a los menos digitalizados y auténticos quebraderos de cabeza a desarrolladores y formadores que tienen que estar continuamente actualizando sus aplicaciones y manuales. Aunque a día de hoy nos parece impensable un escenario en el que Facebook no disfrute de una posición dominante, nadie puede garantizar que Google+ o una virtual nueva red social promovida (por ejemplo) por Microsoft no pueda virtualmente desbancar a la genial creación de Mark Zuckerberg.


Sea lo que sea lo que nos depare el futuro, salga quien salga fortalecido de la actual lucha por copar el espacio de las redes sociales personales y profesionales y escojas la red que escojas, inicialmente te enfrentas a dos tareas simultáneas:


  • Cómo presentar de la mejor forma posible tu persona u organización
  • Cómo presentar de la mejor forma posible tu producto, servicio o marca


Y hay quizás una tercera tarea aún si cabe más importante: el que se produzca un círculo virtuoso (que no vicioso) de retroalimentación y feedback constante de tal forma que tu identidad personal/empresarial online refuerce a la de tu producto, servicio o marca y viceversa. Y para conseguir este ambicioso objetivo nos vamos a guiar por los siguientes tres principios:


  • Diferenciación. En un mundo sobresaturado de información, la diferenciación de tu producto o servicio con respecto a los de tu competencia es fundamental. Pero aún más allá, la diferenciación de tu marca es importante. Esto lo logramos no solamente con una estética y creatividad únicas en elementos tales como el logo o el diseño web, sino resaltando y destacando los valores que animan tu aventura online. Los valores deben ser la columna vertebral que guíe todo el resto de tus esfuerzos. Lo demás podrá cambiar, pero valores como el aportar valor añadido, la apuesta por la creatividad y la innovación, la honestidad, el respeto al medio ambiente o el deseo de contribuir a tu comunidad deben ser la roca firme sobre la que se sustenten tus iniciativas. Ello te llevará de forma natural a la …
  • Autenticidad. Quizás el error más grave que se puede cometer cuando primero construyes tu branding es el no representarte a ti mismo o a tu producto/servicio de forma objetiva. El ser genuino y auténtico online genera ondas expansivas de confianza, otro de los pilares fundamentales de tu éxito. Atención a exagerar consciente o inconscientemente tus méritos o los de tu producto o servicio: sobre todo al principio, nunca prometas más de lo que realmente puedes cumplir. Y no digamos ya nada de mentir descaradamente: esta semana hemos tenido en España un caso sonado en el sector de organización de bodas o ‘wedding planners’ que muestra a las claras que la Web 2.0 ha traído consigo una nueva era de transparencia que afortunadamente impide la proliferación de individuos y organizaciones no auténticas.  Ser auténtico significa revelar parte de ti mismo y de tu carácter e idiosincrasia, un proceso para el que es altamente recomendable que todos tus/vuestros perfiles y mensajes en la Web reflejen un alto grado de …
  • Consistencia. Este es un importante riesgo que corremos en Internet debido a la que la mayoría de nosotros contamos con una presencia multicanal, con al menos una página o blog y múltiples cuentas en los social media. La coherencia interna de tu estrategia y la consistencia tanto estética como de contenido en tus mensajes de presentación contribuye a reforzar tu branding y minimiza las posibilidades de confusión de cara al cliente. En otro orden de cosas, ¡es absolutamente imprescindible que exista una consistencia entre la comunicación online y offline de tu marca, empresa u organización!


Guiado por estos tres principios, deberás comenzar a desarrollar tu presencia online eligiendo cuidadosamente los canales en los que estarás inicialmente presente. Y la elección correcta de estos canales será una buena garantía de que no dispersas inútilmente tus esfuerzos. Pero antes que nada, la aplicación diligente de los tres principios arriba expuestos junto con la implementación de una política inteligente y segmentada de generación de contenidos serán las mejores garantías de que tu andadura online ha comenzado por buen camino. 

Fuente: Puromarketing

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2011/10/tres-grandes-principios-para-sentar-las.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *