Por Pablo Altamira – Parsimotion
Cada vez encuentro más PyMEs industriales que están literalmente partidas en 2. Por un lado se encuentra el área de administración, siempre unida o muy ligada a ventas. Entre ambos abarcan las cuestiones comerciales, el marketing, los recursos humanos, el manejo del dinero y la contabilidad. 

Por otro lado…

Por Pablo Altamira – Parsimotion
Cada vez encuentro más PyMEs industriales que están literalmente partidas en 2. Por un lado se encuentra el área de administración, siempre unida o muy ligada a ventas. Entre ambos abarcan las cuestiones comerciales, el marketing, los recursos humanos, el manejo del dinero y la contabilidad. 

Por otro lado aparece el área de producción, responsable por la planificación, las compras, el control de inventarios, la calidad, las producciones y las entregas.


¿Cuál es el factor común que encuentro en todas estas empresas? Constantes peleas internas: Comercial aduce que Producción no reacciona y que produce lo que le conviene. Producción asegura que no puede responder suministrar los pedidos a tiempo, justificándose en la urgencia en los pedidos y modificaciones de último momento, que lo hacen perder eficiencia.

De todas las PyMEs con las que trabajé, las que menos problemas de este tipo tienen son aquellas que cuentan con un rol que actúe de enganche entre ambas áreas. Este rol no tiene porque ser un área independiente como si lo es en grandes empresas. Para una PyME alcanza con que se designe a una persona que conozca ambas áreas y que dependa de una de ellas pero que trabaje físicamente con la otra.

De este modo, este nexo integra pedidos de ventas, peleando prioridades con vendedores o con clientes de ser necesario, y revisando constantemente estas prioridades. Asimismo, y en base a las prioridades acordadas con comercial, revisa con producción la programación de la producción, y controla que se cumplan las fechas de entrega acordadas.

Este puesto, si bien suele ser de mucha fricción, permite armonizar el flujo de pedidos, optimizar producciones y tener una mirada neutral que permitirá discernir lo importante de lo urgente. Esta mirada neutral permitirá además que desde allí se generen una serie de indicadores tanto de producción (motivos y gravedad de retrasos), como comerciales (pedidos urgentes, lotes no óptimos, etc.). Es así como se podrán establecer objetivos y generar soluciones medibles para nuevas causas de ineficiencias encontradas. 


Por Pablo Altamira – Parsimotion

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2011/07/conocen-las-pymes-industriales.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *