Los parques industriales son predios dedicados al establecimiento de la actividad industrial, cuyo objetivo es potenciar el desarrollo de la industria nacional, respetando las particularidades regionales y localizados en armonía con los planes de desarrollo urbanos locales y el medio ambiente.


Si bien los parques industriales poseen una innumerable

Los parques industriales son predios dedicados al establecimiento de la actividad industrial, cuyo objetivo es potenciar el desarrollo de la industria nacional, respetando las particularidades regionales y localizados en armonía con los planes de desarrollo urbanos locales y el medio ambiente.


Si bien los parques industriales poseen una innumerable cantidad de beneficios para las ciudades donde se asientan, estos proyectos poseen una oferta de infraestructura y servicios comunes, favoreciendo el desarrollo de pequeñas y medianas empresas en el territorio nacional, así como la generación de empleo genuino.

Su crecimiento tiene una conexión directa con el desarrollo económico del país. En los últimos siete años, la industria creció un 70%, situación que impulsó la necesidad de crear espacios físicos para radicar empresas dedicadas al desarrollo industrial, en los más variados rubros.
Parques Nacionales del Bicentenario
Actualmente funcionan en el país 235 parques industriales, donde trabajan 200.000 personas y están instaladas 6500 empresas, de las cuales el 90% son pequeñas y medianas. A partir de este escenario, el gobierno decidió lanzar un Programa de Promoción para los Parques Nacionales del Bicentenario, con una serie de herramientas financieras y de política económica para favorecer su crecimiento.
El Programa en cuestión, desarrollado por los Ministerios de Industria y Planificación,  impulsa obras de infraestructura tanto dentro como fuera de los parques, tendido de redes de agua, gas, electricidad y rutas de acceso; ejecución de calles internas, cercos perimetrales y plantas de tratamiento de efluentes, entre otras, y aportes para subsidiar tasas de créditos para PyMEs que se radiquen o se amplíen dentro de los parques.
En concreto, el Estado nacional ya dispone de 30 millones de pesos al año en aportes no reintegrables para la realización de obras dentro de los mismos parques, como calles internas, cercos perimetrales y plantas de tratamiento de efluentes. También se destinarán 22 millones de pesos por año para financiar, con tasa subsidiada, la radicación o ampliación de PyMEs en esos predios. Este último punto supondrá la generación de 300 millones de pesos en créditos.
Todas estas inversiones tendrán como resultado que otros 59 parques que están en proceso de creación finalicen sus obras. En estos nuevos predios se prevé la instalación de 1650 empresas que ocuparán alrededor de 50.000 personas.
Los parques industriales en nuestro país
En Argentina, los primeros proyectos de parques industriales datan de las décadas del 50` y 60`, aunque en la mayoría de los casos sufrieron atrasos de años y hasta décadas en su puesta en marcha. En 1980 se produjo una gran expansión ya que se pusieron en funcionamiento una serie de parques industriales, se poblaron algunos que durante años estuvieron inactivos como los de La Rioja y San Juan y surgieron nuevos proyectos de parques y otras aglomeraciones industriales, muchos de ellos estimulados por políticas de promoción industrial regional y sectorial.
Como consecuencia de esta expansión, a mediados de la década de 1990 existían alrededor de 150 aglomeraciones industriales planificadas, localizadas mayoritariamente en provincias con trayectorias industriales breves: San Luis, La Rioja, Tierra del Fuego, Chubut y Entre Ríos. Sin embargo, gran parte de las aglomeraciones industriales planificadas presenta bajos niveles de ocupación.
En este sentido, la oferta de parques y zonas industriales ha superado siempre a la demanda. De las 154 aglomeraciones existentes (hacia 1995), más del 80% no alcanzaba las 17 plantas. A su vez, la mayoría de dichas aglomeraciones eran estatales y una gran proporción presentaba una sub-utilización de la tierra. En general presentaban diversidad de establecimientos por tamaño, por actividad o por el tipo de firma.
En cuanto al tamaño, predominaban los establecimientos medianos, mientras que las plantas pequeñas eran minoría. Esto último obedece a que la mayor parte de las aglomeraciones se instalaron en provincias promocionadas, y ésta resultó una política inadecuada para promover a las pequeñas industrias.
También, cabe mencionar que sólo dos parques industriales presentaban especialización: en las provincias de Tierra del Fuego (electrónica) y del Chubut (textil). En el resto existía una variedad de actividades, predominando las de más fácil traslado como la textil y de confecciones, haciendo uso intensivo de la mano de obra.
Principales ventajas de la radicación en este tipo de espacios
– Brinda una dotación básica de infraestructura al tiempo que facilita, por la concentración de la demanda, la implementación o extensión de redes de servicios públicos.
– Concentran usos industriales en un perímetro delimitado a tal fin, favoreciendo así la planificación urbana y garantizando una efectiva protección recíproca entre la actividad industrial y los restantes usos posibles de la tierra.
– Posibilita una mayor complementariedad productiva entre empresas permitiendo la internalización de efectos externos desaprovechados. El desarrollo de estas economías de red permite una mayor capacidad de innovación, absorción y difusión de nuevas tecnologías.
– Genera economías de escala que facilita la creación y acceso a centros de servicios comunes y de asistencia empresarial y desarrollo de mercados intermedios de producción y servicios.
– Favorece el acceso a las políticas públicas de estímulo a la industria, por ser un ámbito propicio para la difusión de las mismas.
– Mejora las condiciones de seguridad en base a tener un único acceso vial y peatonal, protección perimetral y vigilancia permanente.
– Permite un mayor control y protección del medio ambiente, al tiempo que facilita a las empresas la adecuación a la normativa vigente.
– Fomentan el asentamiento de los emprendimientos productivos, cooperativas o asociaciones con participación municipal, sectorial, etc.
– Vinculan funcionalmente al empleo industrial con el residente local.
Parques y polos industriales bonaerenses
En la provincia de Buenos Aires hay más de 100 parques y polos industriales en funcionamiento. Para las empresas que allí se instalan existen beneficios estipulados en la ley que regula la Promoción Industrial en la Provincia, como exenciones en impuestos provinciales y municipales en los distritos adheridos al régimen, y la preferencia en licitaciones del estado provincial, entre otros.
A modo de ejemplo, en el municipio de Berazategui funcionan cuatro parques con un promedio de 30 PyMEs cada uno, y se están construyendo siete más. Algunos de ellos son multirrubro, como el parque industrial Plátanos, que próximamente contará con una sede de la UTN en su predio.
Actualmente funciona allí una escuela técnica, con la que se articulan pasantías y capacitaciones para las 33 PyMEs que funcionan en el predio, las cuales se especializan en diferentes rubros, desde alimenticias hasta metalúrgicas, plantas de papel, de cilindros metálicos y de componentes electrónicos. En total emplean a 1500 personas.
Por su parte, el Parque Industrial Comirsa (Complejo Industrial Ramallo, San Nicolás) se creó en 1993 y hoy cuenta con 72 empresas funcionando, 51 en proceso de instalación y tres más con terrenos reservados. El 70% de las empresas instaladas son metalúrgicas y de mantenimiento industrial; el 23% son compañías de servicios, un 12% de logística, y el resto se divide entre comercio, agroquímicos, constructoras, petroleras, cementeras, frigoríficos, autopartes, minería y madereras.
Dentro de este predio se está fabricando el Auto Popular Argentino. Por otro lado, próximamente se inaugurará el sector PyMEs II del parque, con 168 lotes de 2500 m2 cada uno con todos los servicios.
En tanto, el Parque Tecnológico Litoral Centro, ubicado en la localidad de El Pozo, en la afueras de la ciudad de Santa Fe, se inauguró en 2002 y es un ejemplo de articulación entre el sistema industrial y científico, y entre la iniciativa pública y privada. Fue creado a instancias del CONICET, y su objetivo central es impulsar a las Empresas de Base Tecnológica (EBT).
Marco legal y pasos a seguir para la creación de un Parque Industrial
El marco legal en que se inscribe la creación y utilización de estas estructuras son la Ley N° 13.744 de Parques Industriales y la Ley 11.459 y el Decreto Reglamentario N° 1741/96 de Radicación Industrial.
Para la creación de un Parque Industrial, los pasos a seguir incluyen dos instancias: en la primera debe hacerse una consulta previa a la autoridad de aplicación, elevación de una nota solicitud a la consulta previa, presentación de documentación  (fundamentos, gráficas y planos de la propuesta), determinación de la participación municipal (informe de viabilidad), inserción en zona industrial (planos y Ordenanza Municipal)
 La segunda instancia incluye:
* Presentación de la Documentación. 
* Nota solicitud de presentación de documentación.
* Individualización del titular: Acreditar la propiedad  y  Contrato societario
* Clase de Agrupamiento a crear: fundamentos, inversiones, mercado, etc.  Análisis general del marco regional.
* Planos de la zona: accesos y vinculaciones, infraestructura del área.
* Plano de proyecto de mensura (en condiciones de presentar ante la Dirección Provincial de Geodesia)
* Planos de proyecto de Pavimento, Energía, Desagües Industriales, Cerco Perimetral Olímpico y Forestación de la Banda de Protección Ambiental. Memorias descriptivas y técnicas de estas obras básicas obligatorias. Comunicaciones: Constancia del suministro por parte de la prestataria.
* Ordenanza de zona industrial. Constancia o Decreto de ratificación provincial.
* Certificado de aptitud hidráulica (Autoridad del Agua)
* Informe sobre abastecimiento de agua, niveles de napas aptas y calidad de aguas.
* Informe sobre valor soporte en relación a construcción de naves industriales.
* Proyecto de reglamento de funcionamiento y administración.
* Cronograma de las Obras Básicas Obligatorias. Etapas y plazos de ejecución.
Se obtiene por Disposición Provincial la Aprobación Previa para ejecutar el Parque Industrial Privado u Oficial. La Autoridad de Aplicación de acuerdo a la documentación presentada fijará condiciones de infraestructura y equipamiento según el caso y plazos de ejecución de obras según plan propuesto por el promotor.
* Para el caso de refuncionalización de naves industriales vacantes: planos de las construcciones existentes (con aprobación municipal), memorias técnicas y estados funcional de la infraestructura y edificios. Superficie mínima cubierta 20.000 m2.
Se inicia en esta Dirección Provincial la gestión de creación del Parque Industrial, ante el Ejecutivo Provincial mediante el Decreto respectivo.
Herramienta para PyMEs
En busca de fortalecer a las PyMEs y de generar más empleo, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires creará antes de fin de año siete parques industriales. Los agrupamientos industriales instalados en el territorio bonaerense constituyen el 25% de los existentes en todo el país.
La apuesta del gobierno provincial a esta herramienta de crecimiento se tradujo, en los últimos tres años, en una inyección de 6 millones de pesos para el fortalecimiento de estos predios, distribuidos en el conurbano y en el interior bonaerense. Junto a los parques industriales y sectores planificados, se destaca el crecimiento de los polos y parques tecnológicos. En estos, tienen una fuerte presencia no sólo el Estado y las empresas sino también las universidades.
La creación de los nuevos parques -explicaron desde el Ministerio de la Producción provincial- depende de que los municipios en donde terminen de cumplimentar algunas cuestiones administrativas que restan. Para 2011, además, está prevista la inauguración de otros dos parques industriales, ubicados en San Andrés de Giles y Arrecifes.
La asistencia económica del gobierno provincial se destinó para construcciones de cerco perimetral y cabina de acceso, desagües, pavimento, cordón cuneta, consolidado de calle internas, construcción de oficinas en parcela de servicios comunes, unidades modulares, centros de capacitación, y galpones, entre otras obras de infraestructura.
El estado provincial también aportó fondos a la compra de predios para la creación de los futuros sectores industriales. En la puesta en marcha de los distintos parques industriales participa no sólo el gobierno provincial sino también los municipios, en permanente consulta con las cámaras empresariales locales.
Entre las empresas que se radican en los sectores y parques industriales se destacan las vinculadas a los sectores de la construcción, metalmecánica, autopartes y plásticos.
Beneficios impositivos
El gobierno provincial, a través de la Subsecretaría de Comercio, Industria y Minería, otorga beneficios impositivos específicos para empresas radicadas o a radicarse en estos predios.
A partir de la Ley de Promoción Industrial, las firmas que se ubiquen en parques y sectores industria.

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2011/01/el-90-de-las-6500-empresas-instaladas.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *