¿Cómo fue posible que países con un gran retraso científico, social y económico lograran el conocido “milagro asiático”? ¿Quién cree usted que fue uno de los principales “involucrados” en este “milagro asiático”? Correcto… fue la INNOVACIÓN.

“Tener recursos naturales y basar el bienestar de una nación en ellos, es e

¿Cómo fue posible que países con un gran retraso científico, social y económico lograran el conocido “milagro asiático”? ¿Quién cree usted que fue uno de los principales “involucrados” en este “milagro asiático”? Correcto… fue la INNOVACIÓN.

“Tener recursos naturales y basar el bienestar de una nación en ellos, es el peor error que puede cometer el gobernante de un país. Los tiempos en que la tierra, el petróleo, los metales, las maderas preciosas, etc., aseguraban el éxito económico de un pueblo ya quedaron en la historia.
Actualmente la soberanía y el bienestar de una nación tiene como base la generación de nuevos conocimientos que sean útiles a la sociedad.” (Maldonado, Monterrubio, Arzate. TRIZ, La metodología más moderna para inventar o innovar tecnológicamente de manera sistemática. PANORAMA. 2005. p. 13).

La cita anterior habla por sí sola. ¿Cómo fue posible que países con un gran retraso científico, social y económico lograran el conocido “milagro asiático”? ¿Quién cree usted que fue uno de los principales “involucrados” en este “milagro asiático”? Correcto… fue la INNOVACIÓN.

Basta con ver el listado de “Patentes concedidas, por país de origen y por oficina (1995-2008)” publicado por la OMPI en su sitio web en septiembre de 2010. En él, se puede observar que los países con mayor número de patentes propias concedidas localmente para el 2008, son: Japón (151,765), Estados Unidos de América (77,501), República de Corea (61,115), China (46,590), Federación de Rusia (22,260), Alemania (12,639), Francia (9,236), Italia (6,310), Ucrania (2,399), Reino Unido (2,070), España (2,032), Canadá (1,886), Países Bajos (1,743), Polonia (1,451), Belarús (1,139), Suecia (1,037), Australia (925), Finlandia (738), Rumania (593), Suiza (510), Singapur (501). Dentro de la región latinoamericana, los países a mencionar son: Brasil (234), México (197) y Chile (130). El resto de latinoamérica está casi “invisible” en esta estadística sobre patentes.

En esta publicación de la OMPI se demuestra que, efectivamente, la innovación ha jugado un papel principal en el desarrollo de países como: República de Corea, China y Singapur. También se confirma que las mayores economías de latinoamérica coinciden con las que aparecen en dicha publicación como los países latinoamericanos con mayor número de patentes propias concedidas localmente para el 2008.

Pero, y a todo esto, para una empresa, ¿qué es la innovación? “Es el proceso que consiste en identificar oportunidades en el mercado para la introducción de nuevos productos, nuevos servicios, nuevos procesos [, nuevos modelos de negocio] o para la modificación de los actuales productos [, servicios, modelos de negocio] y procesos, realizando estos cambios con capacidades tecnológicas internas o externas, que contribuyan a la competitividad de la empresa.” (Manual de innovación tecnológica para las pequeñas y medianas empresas. CTCAP. 2001. p. 4).

Para una empresa, la innovación es una de las principales armas competitivas con las que cuenta para hacer frente a la acelerada globalización. Y por esto mismo es importante tener claro que, lo que produce la “innovación” para una empresa son: Ventajas competitivas; nunca “ventajas comparativas”. ¿Cuál es la diferencia? Bueno, que las ventajas comparativas son heredadas (disponibilidad de los factores básicos de producción, tales como fuerza laboral, energía barata o recursos naturales); mientras que las ventajas competitivas tienen que crearse (un ejemplo claro fue todo lo que creó Japón después de la segunda guerra mundial y que le ha permitido, hasta ahora, colocarse como la segunda mayor economía mundial). Michael Porter diferencia ambas ventajas al describir la variable “condición de los factores” que forma parte del “Diamante de Porter”: “[Condición de los factores son] Todos los recursos utilizados por las empresas para el logro de sus objetivos, con factores que se clasifican como, generales o básicos [ventajas comparativas] y especializados o avanzados [ventajas competitivas]. Según los planteamientos de Michael Porter, los primeros son incapaces de generar ventajas competitivas por ser de fácil acceso por todas las empresas y por consiguiente, si todos los poseen no existe diferenciación alguna. Mientras que, los factores especializados o avanzados son desarrollados por las unidades de negocio de tal suerte que, siendo de difícil acceso para todas las empresas, tienen la capacidad de diferenciar del resto, a las que las poseen y, con ello, generan ventajas competitivas” (Universidad de El Salvador. 2007. Diseño de un Sistema Integral de Capacitaciones en las Pequeñas y Medianas empresas para mejorar su competitividad. San Salvador, San Salvador, El Salvador).

También es importante tener claro que la “innovación” no solamente puede suceder en “productos” (tangibles) sino que también en servicios, procesos empresariales y en modelos de negocio. Además, las innovaciones, independientemente sean en productos, servicios, procesos empresariales o modelos de negocio, se pueden clasificar según el nivel de impacto que generen en la competitividad de la empresa:

1) Innovaciones radicales o estratégicas, que contribuyen a que las empresas compitan a un mediano y largo plazo, generalmente asociadas al lanzamiento al mercado de nuevos productos y nuevos servicios. Sin embargo pueden estar asociadas a nuevos procesos empresariales y nuevos modelos de negocio.

2) Innovaciones incrementales, que se realizan en los productos, servicios, procesos empresariales o modelos de negocio existentes en la empresa con el fin de mejorar su desempeño. Por lo general, contribuyen a que la empresa pueda competir en el corto y mediano plazo.

Pero bueno, después de dicho todo esto, de mi parte llego a la conclusión de que la innovación es realmente algo vital para la sobrevivencia de una empresa y para, por lo menos, una aceptable calidad de vida de la población en los diferentes países del mundo.

¿Y usted que piensa al respecto? ¿Es moda o “clave para el éxito”?

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2010/12/y-la-palabra-del-ano-es-innovacion-pero.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *