Para encarar cualquier emprendimiento hace falta una estrategia con la cual consolidarse y poder avanzar. ¿Qué elementos no pueden faltar?
Contar con un plan de negocios es indispensable a la hora de empezar una empresa. Se trata de un requisito imprescindible, que incluso hay que presentar a la hora de solicitar un crédito bancario. Por ese

Para encarar cualquier emprendimiento hace falta una estrategia con la cual consolidarse y poder avanzar. ¿Qué elementos no pueden faltar?
Contar con un plan de negocios es indispensable a la hora de empezar una empresa. Se trata de un requisito imprescindible, que incluso hay que presentar a la hora de solicitar un crédito bancario. Por ese motivo, a continuación encontrará cinco consejos útiles a tener en cuenta.


1. Definir y justificar bien el negocio: el primer paso es definir la misión, la visión y los objetivos de tu empresa. La misión establece el propósito central y la razón de ser de un negocio: ¿qué actividad quieres realizar y porqué? ¿qué logros pretendes cumplir en tu entorno y qué beneficios vas a brindar y obtener.


La visión define la meta o el camino hacia el cuál se dirige una empresa en el largo plazo. Sirve también para marcar el rumbo y como incentivo para orientar decisiones estratégicas: ¿quieres ser el líder en tu segmento o sector?, ¿quieres ser el más innovador?


Los objetivos se definen en función de la misión y la visión: ¿en donde quieres asentarte en cinco años?, ¿en qué nivel de ventas quieres estar?


2. Definir la parte de mercadotecnia e imagen: el emprendedor debe apoyarse en un estudio de mercado inteligente, cuyos datos sirvan para tomar decisiones claras sobre el negocio, como definir cuántos productos debe fabricar o vender una nueva empresa. El estudio de mercado permite hacer un análisis de tu negocio; de ahí parten el resto de los elementos de mercadotecnia: publicidad, promoción, manejo de imagen y lanzamiento. Es necesario también hacer un análisis macroeconómico y microeconómico sectorial, es decir, un análisis de la zona física y geográfica donde te asentarás y de la industria, la competencia, cuántas hay y de qué tipo son, quienes podrían ser tus clientes y que les ofrecerás como valor agregado.


3. Delinear la operación de la empresa: una vez que se han definido el negocio y la parte de mercadotecnia, hay que establecer los lineamientos de la operación: desde la ubicación de la empresa hasta los procesos de producción y comercialización. Un buen consejo es observar las mejores prácticas de producción del giro elegido, no sólo nacional sino internacional, y adoptarlas en tu negocio. Aquí también es importante definir el organigrama y el gobierno corporativo de la empresa: quién va a ser el director general, quién va a ser el administrador o el contralor, quien va a ser el contador y quienes los operativos y en qué jerarquía van a funcionar.


4. Manejar una planeación financiera y contabilidad adecuadas: muchos emprendedores manejan montos de inversión para su negocio basados en cálculos superficiales, indagaciones con amistades e incluso corazonadas propias. Por lo mismo, no saben explicar un cálculo razonable o las partidas de gasto. Todo negocio serio debe partir de una planeación financiera. El emprendedor tiene que definir punto por punto qué es lo que se va a gastar para empezar el negocio. El capital inicial debe incluir el activo fijo (maquinaria o equipo) que se va a adquirir; los gastos administrativos; los gastos operativos, incluyendo pago de licencias, permisos, abogados, todo lo necesario para formalizar el negocio; los sueldos de los socios y una partida adicional para cualquier imprevisto. Una regla básica dice que hay que prever capital para iniciar y subsistir los dos primeros años, antes de recuperar la inversión y obtener utilidades netas.


5. Compararse financieramente con la competencia: Es importante que el emprendedor mida sus capacidades frente a las de sus competidores más cercanos a su negocio. La idea es comparar los niveles en la parte financiera, de deuda, de financiamiento y de viabilidad del costo financiero. La comparación permite al emprendedor ver las fortalezas y debilidades propias y ajenas. Un estado financiero más saludable que el de los competidores refuerza las posibilidades de crecimiento y expansión del negocio.
Fuente: CanalAr

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2010/07/cinco-pasos-tener-en-cuenta-para.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *