La mayor feria del mundo se inauguró hoy, con China como polémico invitado de honor y la revolución digital que se hace sentir 

«Decimos sí a la digitalización pero rechazamos el monopolio de una sola empresa«, dijo el presidente de Asociación de los Libreros Alemanes, Gottfried Honnefelder, al referirse al e-book y a la preocupación del s

La mayor feria del mundo se inauguró hoy, con China como polémico invitado de honor y la revolución digital que se hace sentir 

«Decimos sí a la digitalización pero rechazamos el monopolio de una sola empresa«, dijo el presidente de Asociación de los Libreros Alemanes, Gottfried Honnefelder, al referirse al e-book y a la preocupación del sector sobre el proyecto del consorcio Google de digitalizar los fondos de las bibliotecas norteamericanas y ponerlos a disposición de los internautas en la red, algo que sigue provocando dolor de cabeza en los editores.

Sin embargo, ahora parece haber un moderado optimismo después de paralizado el plan original de Google y abierto así el camino para nuevas negociaciones.

En medio de estos dilemas, sumado a la controversial presencia de China como invitado de honor, los protagonistas son los libros electrónicos.

Los eReaders y los eBooks registraron 2 millones de dólares en ventas, un 50% más de lo previsto en este año. Se espera que para diciembre la cifra llegue a los tres millones, según publicó Forrester.

La caída de precios, el aumento de los contenidos, el cuidado de sus ventas al por mayor y la insistente presencia en los medios de comunicación hicieron que las ventas de los e-book crecieran exponencialmente.

Durante 2010 los cambios serán notables. La creación del primer dispositivo eReader que no use E Ink, la aparición de una nueva generación de «tablet PCs» para Apple o Microsoft, entre otros, así como el surgimiento de dispositivos con pantalla doble ampliarán el negocio y ofrecerán mayores opciones a los consumidores.

Y aunque el mercado parece darle la bienvenida, en la Feria del Libro de Francfort la desorientación se percibe.

Una prueba está en la respuesta de los editores cuando se les pregunta por el modelo de pago para el acceso de los lectores a los contenidos online. Mientras un 25%, en su mayoría editores europeos, está a favor de una tarifa plana o un modelo de suscripción que permita acceso a toda la oferta, un 23% -especialmente los angloparlantes- prefiere los micropagos o pagos por capítulos o partes de un contenido.

La división ya es total a la hora de poner precio al libro electrónico, al contenido, no al aparato. Aún hay quien cree que un e-book debe ser igual (15%) o más caro (4%) que un libro tradicional. El resto, que ha de ser más barato. ¿Pero cuánto? Hay división de opiniones. Un 10%, un 20% y hasta un 30%. Y queda una quinta opción: algunos defienden que se ha de poner al mismo precio que los que vende ya hoy Amazon por 9,99 dólares.

Quizá el caos impera porque el 65% de los editores aún no leen e-books.

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2009/10/los-e-books-revolucionan-la-feria-del.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *