Cuando imaginó su laptop de US$ 100, Nicholas Negroponte no sabía que estaba inventando una nueva categoría: la notebook de bajo costo.
Si no hay igualdad en el acceso a la riqueza, que por lo menos haya igualdad en el acceso a la información que -tal vez- un día genere esa riqueza. Animado por el mismo entusiasmo con el que soñó el Media Lab del MI… Cuando imaginó su laptop de US$ 100, Nicholas Negroponte no sabía que estaba inventando una nueva categoría: la notebook de bajo costo.
Si no hay igualdad en el acceso a la riqueza, que por lo menos haya igualdad en el acceso a la información que -tal vez- un día genere esa riqueza. Animado por el mismo entusiasmo con el que soñó el Media Lab del MIT, Nicholas Negroponte presentó en el Davos de 2005 la solución al problema: la OX-1, una laptop con conexión a Internet lo suficientemente barata como para llegar a los niños más pobres del mundo.
Era fácil predecir que distribuir 150 millones de laptops en cuatro años era un poco mucho y que pedir US$ 100 por ellas era un poco poco (hoy cuestan US$ 180 en origen). Lo que pocos habrían adivinado es que, a pesar de ello, gigantes como Intel y Microsoft, con los que Negroponte no llegó a un acuerdo en su día, le iban a seguir los pasos con la Classmate, una laptop para chicos (por el diseño y la dureza de sus componentes) que ya se vende en la Argentina por US$ 480.
Negroponte le dijo a iEco que la llegada de estas empresas, a las que no ve como «competidoras», le producía sentimientos encontrados. Le alegraba alentar a «los otros a bajar sus precios, porque eso beneficia a todo el mundo» pero consideraba un fracaso el número de computadoras que en su opinión dejarían de llegar a los chicos. La tesis es que él tiene trato directo con los jefes de Estado y organiza pedidos de un millón de máquinas. En su opinión, Intel tiene que conformarse con ministros y directores generales, «porque la suya es una operación comercial», y estos siempre son más difíciles de embarcar en proyectos ambiciosos.
La Argentina fue de los primeros países en interesarse por la OX-1 si bien todavía no concretó ningún pedido. La Classmate compite con ella por los favores del Gobierno y en Intel esperan vender 50 mil unidades en 2008, con un enfoque radicalmente diferente al de Negroponte.
Como dijo el CEO de Intel, Paul Otellini, no forma parte de su labor filantrópica. Así lo confirmó Esteban Galluzzi, gerente general para el Cono Sur: «No hay filantropía que alcance para regalarle laptops a todos los niños del mundo».
Según Galluzzi, «lo que hace Negroponte es impulsar el nacimiento de esta categoría» que a Intel le interesa «socialmente y como negocio»: «Después, todo el mundo va a querer entrar en un mercado que, de consolidarse, cuadruplicará el actual: en Argentina hay 11 millones de niños y el mercado de PCs hoy es de 2 millones».
La tercera en concurso por los colegios argentinos es la ITP-C de pantalla táctil, fabricada en Israel y comercializada por NEC Argentina «no para hacer grandes negocios sino para contribuir al desarrollo», según el responsable de producto, Sergio Romano.
Se moverá en un precio similar al de la Classmate y para 2008 esperan vender 30.000 equipos. La robustez es también una de sus variables clave: «Siempre que vamos a un lugar arrojamos una máquina al piso y demostramos que después sigue funcionando».
Otras empresas vieron el filón sin sentir la necesidad de comprometer en él su responsabilidad social. En MercadoLibre ya se vende la Eee PC de la fabricante taiwanesa Asustek por unos US$ 580, una PC que pueden usar niños (mientras no la arrojen al piso) y adultos. En la Argentina es la primera a ese precio pero en el mundo hay más ejemplos.
Hace tiempo que Wal-Mart vende la Everex en EE.UU. por un precio similar y Quanta -la fabricante de laptops asociada a la OX-1 de Negroponte- anunció en mayo que fabricaría sus propias máquinas por US$ 200. También preconizó la creación de un nuevo nicho de mercado: laptops de entre 200 y 600 dólares.
Sin llegar a esos niveles, en el país el precio también bajó. Según Intel, la notebook promedio pasó de 1.530 dólares a fines de 2005 a 1.012. Un movimiento paralelo al aumento de su consumo. Este año se espera llegar a las 300.000 notebooks vendidas, que según IDC ya representan el 15% de todas las PCs. Como dice Pablo Tedesco, de Prince & Cooke, «pasar de 3 marcas a más de 10 hace que caigan los precios». Aunque sea por otro camino, parece que el sueño de Negroponte no era tan imposible.

NOW! Servicios IT
Buenos Aires – Argentina

Read more http://www.pymeyemprendedores.com/2008/08/el-filntropo-que-cre-un-segmento-de.html

Related Posts

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *